Opinión | Entre visillos

Lugares con suerte

Uno de los sitios más agraciados es la residencia Jesús Nazareno de Villanueva de Córdoba, a la que dos herencias generosas han llevado la fortuna

Como les ocurre a las personas, hay lugares con buena suerte y otros con mala fortuna. Entre estos últimos, pienso en esos espacios urbanos –lo mismo céntricos que de barrio- que un día son un bar y al poco tiempo una tienda de ropa o de chacinas o de zapatos; y así sucesivamente, distintos propietarios o arrendatarios van probando a ver qué pasa sin que, por la razón que sea, o por muchas juntas, acabe de cuajar en el emplazamiento maldito un negocio duradero. Por el contrario, hay sitios que parecen rozados por una varita mágica, y lo mismo les toca la lotería a sus dueños –o venden una y otra vez los boletos premiados- que resultan bendecidos con gracias sin fin. Son por supuesto amabilidades del azar bastante escasas y por eso, cuando suceden, los destinatarios pasan de la incredulidad inicial a una especie de miedo supersticioso al destino, que siempre da una de cal y otra de arena.

Pero precisamente porque no abundan las sorpresas gratas, y mucho menos si se repiten en un mismo receptor, sólo cabe alegrarse y disfrutarlas, que imagino será lo que esté pasando en el hospital Jesús Nazareno de Villanueva de Córdoba. Hasta este edificio del siglo XIX, hoy residencia de mayores, acaban de llegar 600.000 euros dejados en herencia por una maestra natural del pueblo, aunque desde hacía muchos años vivía en Andújar. María Cesárea Reyes García, soltera y sin parientes, ha fallecido a los 90 años no sin antes acordarse de sus paisanos, sobre todo de los jarotes más necesitados, pues exige en el testamento que la mitad de su donación vaya para atenderlos. Y como la caridad empieza por uno mismo, el Patronato ha anunciado que la petición se aplicará de inmediato entre los propios residentes del centro, cuyas pensiones no suelen llegar para cubrir su estancia; lo demás será para mejorar las instalaciones. Pero no es la primera vez que a estos abuelos y a sus cuidadores les sonríen los hados. El año pasado el asilo, que a este ritmo pronto se asemejará a un hotel de cuatro estrellas, recibía gracias a otro legado testamentario nada menos que un millón de dólares. Fue donado por el promotor musical Tomás Muñoz Romero, fundador de la CBS en España, quien tras una fulgurante carrera internacional quiso pasar los últimos días en la residencia de su ciudad natal. Hay sitios con suerte.

Suscríbete para seguir leyendo