Opinión | Con detalle

Taylor devuelve la esperanza

Se ha dicho que T.S. Eliot innovó hace más de un siglo el campo de las metáforas con la que inicia ‘La canción de amor de J. Alfred Prufrock’: «Vayamos, pues, tú y yo / cuando la tarde se desparrama por el cielo / como un paciente anestesiado en la camilla...». Sin duda la primera frase de «Red», exitosa canción de Taylor Swift («Su amor era como conducir un nuevo Maserati por un callejón sin salida») es menos rica en sugerencias, pero no carece de ambición y contundencia expresiva. En todo caso lo que importa es que la letra de las canciones del mayor fenómeno musical de masas en muchos años es factor decisivo en la adicción que provocan. Las consecuencias son tan terribles como estimulantes: quien a partir de los textos diseñe el algoritmo del discurso emocional de la generación de Taylor puede intentar esclavizarla; pero, a la vez, cualquier poeta puede pensar que no todo está perdido.

*Periodista

Suscríbete para seguir leyendo