Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

Ana Castro

EL CUERPO EN GUERRA

Ana Castro

Italia solo es el principio

A veces no alcanzamos las palabras. Están ahí, las atisbamos, pero no llegamos a alcanzarlas por un millón de razones, siendo la desazón, la impotencia y el desgaste algunas de ellas. Hoy quería entonar bien alto el «No pasarán», soltar todo un alegato en contra de la ultaderecha que está en auge en Europa, pero desgraciadamente ya ha llegado a la escenario político español (y cuenta con representación en el Parlamento) y una seudolíder de la derecha populista, mi tan nombrada (y odiada) Ayuso, que le está allanando el terreno a pico y pala mediáticamente. Esto es, no solo están aquí, sino que Italia ha sido solo el principio. Mi alegato haría las veces de un artículo de varios años atrás en la basura, ya olvidado y pisoteado.

¿Acaso se nos pasaba por la cabeza que el partido heredero de la doctrina de Mussolini pudiera coger el timón, con el respaldo de una derecha populista que ya campó a sus anchas en el poder? Al menos a mí no. Y ha ocurrido, porque la realidad siempre supera a la ficción, y vivimos tiempos llenos de declaraciones que copan lo absurdo y vergonzoso y nos demuestran que la derecha carece de escrúpulos.

Supongo que mi no alegato es equivalente a la gran abstención en las urnas italianas o el pasotismo político que impera en buena parte de la población. Están hartos, cansados de que les tomen el pelo, pero no hacen nada. Siguen a sus cosas. Apenas unos pocos se manifiestan en las calles y reclaman una Sanidad Pública de calidad, por ejemplo, desmantelada ya en comunidades como Madrid. Tanto no les importará, tanto no nos importará si no actuamos, si no hacemos nada. Nadie apela a estrellar coches contra sedes de partidos políticos ni al uso de la violencia, que terminaría por lograr el efecto contrario. Desgraciadamente, el único mecanismo del que disponemos es el voto y si ni recurrimos a este...

No sé qué pasará en unos meses, a medio plazo, porque la presión sobre las familias cada vez es mayor y las medidas que se están tomando son insuficientes y me temo que llegará un momento en el que... la situación sea insostenible. Mientras nuestra calidad de vida se ve más y más dañada, callamos, nos hacemos una bola en el sofá de casa con la luz apagada (por miedo a la próxima factura). ¡Que Italia solo ha sido el principio de lo que se viene! ¡Que el fascismo ya está aquí! ¿Lo habéis escuchado, lo habéis leído? ¿De verdad vais a seguir haciendo como si nada ocurriese?

Compartir el artículo

stats