Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

Manuel Piedrahíta

Todo previsto en las exequias de la Reina

«En Gran Bretaña estos acontecimientos no se improvisan y eso se ha cumplido meticulosamente en las exequias de Isabel II»

Asistí por televisión a las exequias de la Reina de Inglaterra. Desde las doce, hora española, hasta las cuatro de la tarde seguí por la cadena pública alemana, ARD, este acontecimiento histórico cubierto por la BBC y suministrado a cadenas de todo el mundo. Y no me sorprendieron los muchos detalles que vi. Ya estaba vacunado para posibles sorpresas. Fui testigo de los dos entierros de Churchill, uno la noche anterior para cronometrar el verdadero al día siguiente en el que, aparte del cadáver, ya iban jefes de estado llegados de todo el mundo. No olvido al general De Gaulle, fue la única vez que vi personalmente a este histórico estadista. En Gran Bretaña estos acontecimientos no se improvisan y eso se ha cumplido meticulosamente en las exequias de Isabel II. Meticulosidad que está latente en los archivos de los periódicos. Recuerdo, en 1966, durante mi estancia profesional en Inglaterra, que el jefe de necrológicas del periódico ‘Daily Mail’ envió al director un memorándum que fue publicado por el semanario satírico ‘Private Eye’ y del que sacamos los párrafos más significativos: «Sobre la Reina tenemos una necrológica escrita hace cuatro años, pero es necesario un añadido sobre sus hijos. Del Príncipe de Gales, Carlos, no tenemos necrológica; si pudiésemos conseguirla, tendría una doble finalidad. Si repentinamente se convierte en Rey, sería una biografía útil». Vi el archivo del ‘Daily Express’ y ocupaba pasillos. Sobres con recortes perfectamente clasificados y de cuya información se servía la Casa Real. Todo estaba previsto incluida la retransmisión televisiva «urbi et orbi».

*Periodista

Compartir el artículo

stats