Kiosco

Diario Córdoba

Dolores de Toro García

EL ALEGATO

Lola de Toro

La moto-suma

La pasada semana la Sra. Yolanda Díaz, manifestó en ‘La Script’ que se siente «motomami», término que equipara a mujer empoderada (me temo lo peor y, además de reformar el Estatuto de las Personas Trabajadoras, la veo pidiendo una silla de académica en la RAE).

Por si fuera poco, añadió que la autora del álbum musical que lleva por título dicho «palabro», Rosalía, representa la renovación de España, aportando un país moderno, feminista y rompedor frente a la España casposa, bipartidista y masculina que nos quieren meter.

Advertir a nuestra vicepresidenta que tenga cuidado, no vaya a ser que acabe como su presidente, acusada de plagio, aquel en su tesis y ella en sus intervenciones radiofónicas.

El pasado agosto en ‘El Intermedio’, Cristina Gallego y Dani Mateo hicieron una escenificación en la que el que fuera líder de Podemos, Pablo Iglesias, recordaba a la Sra. Díaz haber sido él quien la puso como ministra de trabajo, reprochándole no colársela con el tema de «Sumar», a lo que ella replicaba estar muy ocupada con todo el trabajo que tenía por ser mujer, empoderada, ministra, vicepresidenta y «motomami». El programa de Wyoming y la Sra. ministra deben compartir guionistas como medida del plan de ahorro energético.

Ni Rosalía representa a la España moderna, feminista y sin caspa de la que la ministra presume como si fuera su autora en exclusividad, ni su empoderamiento ha demostrado ser mucho más que ascender a costa de cortar lo que haya que cortar, sean cabezas o prepucios.

Quiso acabar con la temporalidad contractual. Presumió de haberlo conseguido incluso, y lo que ha hecho es que los contratos no duren más de lo que pueda alargarse su período de prueba. Antes de que la prueba acabe, basta alegar no haberla superado, y a probar a otro trabajador por el plazo máximo menos un día (como una condena).

Ha querido que las empleadas de hogar sean asimiladas a los trabajadores del Régimen General, con derecho a desempleo, y el efecto ha sido que las que no eran internas ni a jornada completa se han visto sustituidas por externalizaciones con empresas de limpieza. Eso sí, ya no cobrarán los subsidios que hasta ahora percibían. Ni paro, que con suerte y si cotizan a jornada completa, no devengarán hasta que reúnan un año completo de cotización.

Si ser motomami es ser mami que vende la moto, pues sí, Sra. ministra, es ud. toda una motomami.

* Abogada laboralista

Compartir el artículo

stats