Kiosco

Diario Córdoba

Alberto Díaz-Villaseñor

No me digas...

Alberto Díaz-Villaseñor

Belmez recupera su historia

«Los enormes depósitos del agua de la CFA van a ser convertidos en un Museo del Agua»

El descubrimiento en Belmez de los impresionantes depósitos de agua que hace más de cien años construyó la Compañía de los Ferrocarriles Andaluces (CFA), añade otro dato a la enorme importancia de esta localidad en el pasado. En estos últimos años, de la mano de su alcalde, Antonio Porras, el Ayuntamiento belmezano viene impulsando una serie de proyectos relacionados con el turismo, la cultura y su aprovechamiento rentable en términos de progreso económico. En concreto, los enormes depósitos del agua de la CFA van a ser convertidos en un Museo del Agua, al estilo de los existentes en otras zonas exindustriales de Europa, como Inglaterra, y además acogerán unos baños árabes, en consonancia con el pasado árabe de su airoso castillo y de la propia población cuyo nombre acredita. Belmez fue el origen de todo el nacimiento industrial y minero del norte de Córdoba, continuado por Peñarroya poco después con su poderosa Sociedad Minera y Metalúrgica (SMMP). A la vez de lo oportuno de estas nuevas iniciativas que pueden volver a colocar a Belmez en la casilla de salida como ejemplo de aprovechamiento de su pasado, es de lamentar, por desgracia, que la que fue capital de la comarca sea incapaz de hacer hacer lo mismo con sus imponentes restos mineros e industriales, desde el Cerco industrial, ruina ya casi irrecuperable, a los castilletes desaparecidos, al igual que las locomotoras patrimoniales evaporadas, sobre las que, en un juicio que no llega desde hace años, deberán determinarse las culpabilidades pertinentes. La pregunta ahora es, ¿sabrá acometer también Belmez el rescate y traslado a su Museo Arqueológico del importantísimo horno ibérico descubierto en el poblado que la retirada de las aguas del embalse de Sierra Boyera ha dejado a la vista? Los expertos valoran enormemente estos restos, un enclave abandonado a toda prisa ante la llegada de los romanos, por ser sus pobladores aliados de Cartago. Pone la carne de gallina asistir a la Historia real que aprendimos en los libros. Y la carne en el asador es la que Belmez tiene que poner ahora para recuperar este su pasado que es impresionante. Como suele saber hacerlo.

*Escritor @ADiazVillasenor

Compartir el artículo

stats