Kiosco

Diario Córdoba

María Olmo

La rueda

María Olmo

Bienvenidos a la esclavitud

Contamos en las páginas de Sociedad cómo entre las familias con hijos crece la preocupación por la creciente presión estética que sufren los adolescentes varones. Nunca había pensando en ello, pero recapitulé y recordé las muchas piernas masculinas depiladas que se han podido ver este verano en playas, piscinas y subidas de montaña, en los musculitos bien dibujados que exhiben ahora tantos hombres -aunque esto se ve más en los treinteañeros y en cuarentones coquetos asustados por el paso de la edad- y, sobre todo, del peinado de futbolista (no sé de qué otra forma definirlo) que lucen casi todos los chavales, con la nuca pelada, volumen en la cocorota y una ondulación delantera que requiere cepillo o peluquero nivel escultor. Ello en relación con la proliferación de barberías solo equiparable con el despliegue estratégico de las casas de manicura, para las que hay que pedir cita como si no hubiera un mañana. No es que me alegre, los objetivos de belleza que marcan las redes sociales son inalcanzables y conducen a una esclavitud estética que ríase usted de los complejos de los adolescentes de hace unas décadas. Si la igualdad de géneros solo avanza realmente en esto, resulta deprimente.

Compartir el artículo

stats