Kiosco

Diario Córdoba

Alberto Díaz-Villaseñor

NO ME DIGAS...

Alberto Díaz-Villaseñor

La mesa de los trileros

Si no nos hubieran mentido tanto, les creeríamos más, o al menos les creeríamos algo. Y que cada uno intuya quiénes son ellos. Cuando uno sobrepasa los sesenta, es verdad que pueden seguir dándotela con queso, pero cada vez menos, es el momento de recordar aquello de que «se puede mentir a muchos algún tiempo, pero no se puede mentir a todos todo el tiempo». ¿En qué fase nos encontramos? Pues, gracias a las élites más mentirosas, tergiversadoras y caraduras que tenemos la desdicha de sufrir, es posible que nos vayamos acercando a la segunda parte de la premisa. Si no nos hubieran mentido tanto, creeríamos que ya hoy las energías de fuentes alternativas son posibles, y no una cosa carísima aún inmadura y con una implantación técnica a largo plazo, que es lo que son. Les creeríamos que esas carísimas bombas con ruedas, repletas aún de carencias y lagunas que son los coches eléctricos merecen la pena ya, en vez del callejón sin salida que la Agenda 2030 ha impuesto sí o sí aunque la tecnología, como en el caso anterior, esté en pañales, que es lo que son y es como están. Que «el» cambio climático es un hecho que ya estamos sufriendo, a solo doscientos años del comienzo de la industrialización, en la vida de un planeta que cuenta con una trayectoria de millones de años, como si la prepotencia y la vanidad humana pudieran regir las leyes de la naturaleza, que siempre demuestra que nos puede barrer y nos barre en cuanto se estremece un poquito. Que la globalización suponía la felicidad y la gran oportunidad de la humanidad, cuando el estar interconectados no nos hace más sabios sino más dependientes, no hace más próspera a nuestra economía sino más esclava de dictadores del otro lado del mundo, no fomenta la igualdad sino que aplasta más a los trabajadores de otras latitudes en aras de la rentabilidad y el beneficio galopante de los de siempre. Y así otras cosas, como que la importación a mansalva de carne de trabajo es conveniente y no una nueva forma de adocenamiento, o que la izquierda vela por el bienestar y las libertades. Todo un timo elevado a la categoría de verdades en la mesita de tres patas de los trileros.

* Escritor | @ADiazVillaseno

Compartir el artículo

stats