Kiosco

Diario Córdoba

Melania Salazar

ECONOMÍA CON TOQUE

Melania Salazar Ordóñez

Nuevo Gobierno andaluz ¿nueva ilusión?

Se continuará por la senda positiva ya iniciada, pero no creo que realmente despeguemos del todo

A nivel andaluz, tras ganar las elecciones celebradas el 19 de junio, el Partido Popular (PP) ha formado gobierno en Andalucía. La primera medida que ha tomado, desde mi punto de vista equivocada, ha sido ampliar el número de consejerías de 11 a 13. Recordemos que gobernando con otro partido político, Ciudadanos, fueron capaces de gestionar la región con esas 11, que ya eran bastantes, de modo que, hay que plantearse la cuestión de a qué viene esa ampliación cuando se sabe que vamos a entrar en recesión. Supongo que se debe a lo de siempre, el dinero público «no es de nadie». De hecho, dar ejemplo y reducir no solo el número de consejerías sino el número de diputados creo que habría sido una buena idea, y ya nos habría anticipado un gobierno andaluz austero y responsable con la gestión pública. A partir de aquí, parece un gobierno continuista donde dominan perfiles políticos aunque con experiencia en gestión pública y donde se ha premiado la gestión de la consejera de Empleo, Rocío Blanco, que parece haber puesto orden a una consejería que venía del ‘caso ERE’. Por cierto, muy sorprendente el 24% de personas que votaron al PSOE en las elecciones andaluzas ¿qué tienen que hacer para ser castigados por sus votantes? No solo a lo que han llevado sus políticas (hemos sido la región con más parados y menor crecimiento y renta per cápita, detrás de Extremadura, durante décadas), sino que han robado (confirmado por el Tribunal Supremo) y ahora resulta que da igual que robes porque si eres del PSOE, sigues siendo honrado. No sé, pero hay cosas que no consigo explicármelas y el cheque en blanco que muchos votantes conceden a sus respectivos partidos políticos es algo profundamente negativo para acabar con la corrupción, que, considerando las causas abiertas y las condenas, parece haberse convertido en algo endémico de nuestra política.

Después de este inciso y continuando con el nuevo gobierno, ya he comentado en algunas ocasiones que el PP andaluz había hecho lo mínimo, y que tan solo con eso ya había mejorado nuestra Comunidad Autónoma, porque era difícil hacerlo peor que los gobiernos del PSOE andaluz. Con el tirón de Málaga, se han atraído centros de empresas como Google, Renault, Vodafone, Rovi..., algo impensable hace tan solo 5 o 6 años, cuando dichas empresas se habrían ubicado en Cataluña o País Vasco. No obstante, mi previsión sigue siendo parecida, el PP, ahora con mayoría absoluta y por tanto sin nadie con quién tener que pactar políticas, intentará atraer inversión no asfixiando a las empresas con impuestos autonómicos y poniéndoselo más fácil para procurar crear empleo, pero no van a mejorar la eficiencia de la administración, reducir más las trabas burocráticas, ni van a tocar a las administraciones paralelas que siguen existiendo y en importante cuantía, y al tema de las subvenciones sí que habría que hacerle una auditoria y una reforma absoluta. Así que se continuará por la senda positiva ya iniciada, aunque no creo que realmente despeguemos del todo desde el punto de vista económico, es decir, nuestro potencial económico seguirá parcialmente aletargado.

No hay que olvidar que somos la comunidad más poblada con más de 8,5 millones de habitantes, rica en recursos naturales (agricultura, espacios protegidos, sol, costa), y un enclave geográfico que nos puede dar muchas ventajas competitivas al ser un puente desde Europa a África y Latinoamérica, de hecho, somos parte de la codiciada puerta del atlántico hacía el mediterráneo, aunque esté Gibraltar ahí. Es una obligación y deber moral que nos dejen desarrollarnos económicamente de una vez. Desde el Gobierno central no hace falta ni que nos ayuden, con que no pongan trabas me conformo; siempre las ha habido porque no interesaba que le hiciéramos la competencia a los catalanes y vascos, con quienes todos los gobiernos han pactado. Desde el Gobierno regional, ¿para qué están nuestros políticos si no es para eso, para buscar por encima de todo el bienestar de sus conciudadanos? ¿es que solo están para crear adeptos, ganar elecciones, colocar a los suyos, tener sueldazos...? Pues si no responden, si nos limitan, si no ayudan, si son un problema más que una solución, fuera esos políticos y a dejar hacer a otros. Así que espero equivocarme y que el PP en estos cuatro años se gane mi voto con total solvencia; me encantaría votar a alguien porque piense que va a mejorar la vida de la gente, en lugar de votar para evitar a otros políticos que se sabe nos van a llevar al desastre, es muy triste ir a votar así, siempre.

* Profesora de Economía de la Universidad de Córdoba.

Compartir el artículo

stats