Kiosco

Diario Córdoba

Isabel Agüera

mirar y ver

Isabel Agüera

Agresividad o nada

Más o menos es lo que dijo un importante político: «Si no eres agresivo, no existes». Dicho está. Que así se escriba y así se cumpla. Pero la cosa no queda ahí porque otro personaje más sofisticado, más progre, más ‘in’ se dejó caer con otra frasecita similar: Si uno no está en Internet, no existe. ¡Qué fuerte! Pero puestos a frasear, voy yo y digo: si no estás en la tele, no existes; si no estás con alguna movida, no existes... ¿Y cómo nos explicamos esto? Porque, claro, yo estaba convencida de que era algo así como una avanzada y que mis brillantes pensamientos, tenían una contundente explicación: pienso, luego es seguro que existo, pero resulta que una especie de revulsivo me ha puesto a cavilar en lo que tan importantes personalidades han proclamado acerca de la sí existencia o no existencia.

Pero lo que compruebo a cada paso es que hay demasiadas existencias no pensantes pero que con voz propia van y dicen que, si no cogemos un arma y nos liamos a golpes a diestra y siniestra, si no llamamos hijo de perra al otro, si no damos miedo a nadie, si no chillamos y pisoteamos a quien haga falta para subir un escalón, si no somos unos hipócritas trepas, si no navegamos perdidos por el tsunami de Internet, no existimos, no hay manos que nos aplaudan, ni focos que nos iluminen. ¿Será que la humanidad se está robotizando? Algo de eso me ha llegado últimamente: Inteligencia Artificial, una especie de «inyección» y, ¡hala, el robot humanizado!

Si hemos llegado a Marte y a la luna, los «dioses» de nuestro tiempo, no es de extrañar que harán hablar a las piedras, si bien ya se echan las manos a la cabeza, porque es de suponer que esas nuevas criaturas de laboratorio, ya en los genes traen prescrita la agresividad, por lo oído y visto tan necesaria para existir. ¡Ojalá esos modelos de cómputos, si son capaces de realizar actividades propias de los humanos, se revelen y se conviertan en salvadoras de este loco mundo! Soy poca cosa pero escucho a Franz-Kafka que dijo: En tu lucha contra el resto del mundo, ponte al otro lado del mundo.

* Maestra y escritora

Compartir el artículo

stats