Kiosco

Diario Córdoba

Ana Castro

EL CUERPO EN GUERRA

Ana Castro

La marca España, otanizada

Qué alegría, qué alboroto, la 30º Cumbre de la OTAN celebrada en nuestro país ha elevado el perfil internacional de Pedro Sánchez al lugar en el que siempre se vio desde que se presentó a las primarias. Entre cenitas en el Museo del Prado, un concierto de la orquesta de Kiev y visitas esplendorosas a Palacio, sin quitar todo el meollo de delegaciones y periodistas en IFEMA y con una Declaración de Madrid (la protección de cada «centímetro» del territorio de los «aliados») con el enfoque estratégico de futuro y la inclusión de Finlandia y Suecia en la OTAN en el horizonte, se ha valido el título de «actor internacional». Así se pensaba él, con toda su galantería explicando Las Meninas a los principales líderes mundiales.

¿Desmesura de recursos? Bueno, nos ha valido la calificación de organización impecable en uno de los momentos de mayor tensión europea, que su mérito tiene, digo yo, aunque las medidas de seguridad hayan sido extremas, especialmente en el caso de los Biden, que ya se sabe como es EE.UU.

Más allá del politiqueo y de la sorpresa de los periodistas invitados ante que el plato estrella de la cafetería de IFEMA fuera la ensaladilla rusa (cuánto hundir el dedo en la llaga), lo más esplendoroso ha sido la campaña de venta de la marca España orquestada a la perfección entre la Reina Letizia y nuestra aspirante a «primera dama» Begoña con lo que se conoce como «diplomacia suave», esto es, el extenso programa de actividades culturales paralelas organizadas para las y los acompañantes de los Jefes de Estado y Gobierno. Que si visitita al Teatro Real y a sus talleres, catas de aceite, concierto flamenquito, visitas a La Granja... Una visión del patrimonio, moda y gastronomía española que se llevarán consigo y nos reportará más beneficios que una campaña publicitaria orquestada a nivel mundial, a costa, eso sí, de un gran gasto en protocolo y seguridad del que nadie nos va a dar cuentas. Algunos dicen que hasta la monarquía sale reforzada de este encuentro proyectando una imagen moderna e internacional. Bueno, en todo caso gracias a Letizia, que el rey poco que ha hecho y tal y como se ha visto dañada su figura por las andanzas del «demérito» casi que mejor.

Eso sí, para nosotros, españolitos de a pie ahogados económica y mentalmente, queda la inflación del 10%, que no quiero ni pensar en lo que va a suponer pagar el alquiler el año que viene cuando me actualicen la renta si los alimentos siguen subiendo así semana a semana.

** Escritora

Compartir el artículo

stats