Kiosco

Diario Córdoba

Rafael Jaén

TRIBUNA ABIERTA

Rafael Jaén

Con los deberes hechos

Aún no salgo de mi asombro cuando, en la tarde noche del pasado 30 de junio, me comunicaron la decisión de la Asamblea de Hermanos Mayores de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de nuestra ciudad de no aprobar la incorporación de la Hermandad de la Quinta Angustia, que me honro en presidir.

La institución que dirige las riendas de las hermandades agrupadas siempre ha sido respetada por mí.

Ya fui hermano mayor de la Hermandad de Jesús Caído cuando tenía 23 años y estudiaba entonces la carrera de Derecho. Con anterioridad había desempeñado varios cargos en la Junta de Gobierno de mi otra hermandad querida de la Buena Muerte. De ambas sigo siendo hermano y me honro en formar parte de su nómina.

Quiero decir con ello que llevo toda la vida queriendo y defendiendo a las hermandades y más si cabe cuando tuve la responsabilidad política de estar al lado de todas ellas. A las que ya estaban y a las que con todo derecho deseaban incorporarse. Siempre encontraron en mí apoyo, ayuda, comprensión y satisfacción.

Hoy debería estar hablando de la alegría de haber sido admitida en la Agrupación de Hermandades y Cofradías y no de lo contrario. Como hermano mayor de la Hermandad de la Quinta Angustia respondo ante toda la familia que pertenece a nuestra Institución como parte de la Iglesia de Córdoba, cercana ya a los 400 hermanos.

Cumpliremos en tan solo unos días nuestro 11º Aniversario desde que se fundara. Más de una década de esfuerzo, de agenda plagada de momentos inolvidables y sin perder el hilo conductor que son los verdaderos pilares que la crearon.

Algo no funciona bien cuando una hermandad con los deberes hechos, y por el cauce legalmente establecido en los estatutos y reglamentos, solicita incorporarse a la institución a la que de manera natural debe pertenecer, como así lo hicieran las que les han precedido, y no encuentre los brazos abiertos de bienvenida, sino un portazo en las narices.

Mal camino llevan quienes creen que esto es una peña o un coto cerrado donde sólo están los elegidos por ellos mismos y se arrogan el derecho al veto sin justificación alguna, sin dar las explicaciones pertinentes y actuando de manera arbitraria e injusta.

Quiero decir que la Hermandad de la Quinta Angustia seguirá creciendo en valores, animando a sus hermanos como lo hacemos diariamente, todos y cada uno de los miembros de la Junta de Gobierno, equipos de colaboradores, simpatizantes y fieles.

Seguiremos trabajando sin descanso en tareas y programas de formación, así como en caridad demostrando, como lo llevamos haciendo desde julio de 2011, que esta es una hermandad nacida desde la semilla de la sociedad cordobesa y para la sociedad cordobesa. Que pronto llegará al medio millar de hermanos de dentro y fuera de Córdoba y que conocen la ingente labor social que desarrollamos.

No nos pararán en el desempeño de ser y actuar como parte de la Iglesia en Córdoba.

Por todo ello, y termino, algunos deberían hacérselo mirar.

** Hermano mayor de la Hermandad de la Quinta Angustia

Compartir el artículo

stats