Kiosco

Diario Córdoba

Ana Capilla Serrano.

TRIBUNA ABIERTA

Ana Capilla Serrano

Recreando la profesión

Más de mil profesores que se han ido jubilando en estos tres años han sido homenajeados

Se han cumplido sobradamente tres años desde que se inició la pandemia y, aunque con muchas reservas, estamos en periodo de volver a la normalidad. La pandemia y sus oscilaciones han dejado sus huellas en cada uno de los momentos de nuestras vidas y nos esforzamos por instinto en superar este mal trance. En estas fechas de finales de junio, el cierre del presente curso nos invita a reflexionar sobre cómo ha afectado este episodio dantesco a la vida escolar, al devenir de los escolares, a las actuaciones del profesorado y, cómo no, a las preocupaciones diarias de las familias.

Desde fuera de los centros mismos, la percepción general es, por nuestra parte, que la educación ha sabido superar con nota este gran episodio. Nunca hubiéramos imaginado que las medidas restrictivas de movimiento y relaciones sociales que hubieron de ponerse en marcha en los centros hubieran propiciado los buenos resultados que las estadísticas fueron dando día a día. Los esfuerzos por continuar el desarrollo del currículo de la forma más adecuada obligaron al profesorado, con ayuda más o menos eficiente por parte de las distintas administraciones educativas y de los recursos a su alcance y de las familias, a actualizar y mejorar sus conocimientos informáticos en la gestión de las plataformas digitales. A romper su horario lectivo y personal, en muchas ocasiones, para poder atender las actividades diarias de su alumnado. A ajustar las programaciones educativas a las circunstancias. Y a dar cuenta del desarrollo de las mismas y de los objetivos cumplidos por los diversos cauces. Otras actuaciones tuvieron que ver con la vuelta a los centros y los protocolos necesarios para el movimiento e interacción de niños y jóvenes, fuertemente coercitivos en esta edades, que también, como hemos podido comprobar a lo largo de los meses, salvando la inherente huella en cada persona, han funcionado. Y todo ello hasta el punto de causar una fuerte sorpresa para quien observa todo desde fuera de los centros.

Por eso, y como desde hace años, en esta euforia de celebraciones que vienen produciéndose en todos los ámbitos, se han producido en estos días los reconocimientos y homenajes al profesorado, propiciados por la Delegación Territorial de Educación y Deporte de nuestra provincia e interrumpidos por los motivos anunciados. Más de mil profesores que se han ido jubilando de su tarea diaria en los centros en estos tres años han sido homenajeados en una acto emotivo, donde representantes de los mismos han dejado oír su voz para rememorar este tiempo de lucha y trabajo para superar todas las dificultades.

Desde la Asociación Cultural ‘La Tribu Educa’, asociación cordobesa de docentes jubilados, surgida en 2011, constituida actualmente por más de ciento cincuenta docentes de todos los niveles educativos y enseñanzas, queremos también tributar homenaje a todos los docentes en estos años de pandemia, y especialmente a estos nuevos docentes jubilados, y ofrecerles, como así lo hemos hecho en los mencionados actos, un espacio en nuestra asociación donde poder continuar, de otra forma más libre y creativa, nuestra vocación educativa, que tanto ha definido nuestras vidas; porque las profesiones imprimen carácter, y esta mucho. Es tiempo ya de ocuparse de otros ámbitos, que quizás han estado más restringidos durante la profesión activa, y dar salida a inquietudes, ideas y habilidades propias con más autonomía. Así, la cultura general, el compromiso social, la expresión artística, la lectura abierta, la mirada al patrimonio escolar, entre otras actividades más comunes entre las personas mayores, pueden ser cauces de colaboración que nuestra asociación ofrece y solicita a quienes quieran y puedan sumarse.

*Presidenta de la Asociación Cultural La Tribu Educa

Compartir el artículo

stats