Kiosco

Diario Córdoba

Manuel Piedrahíta

La hambruna organizada por Stalin

El español Josep Borrell, jefe de la diplomacia europea, ha insistido en culpar a Rusia de utilizar la hambruna como un arma de guerra. En una carta enviada a los ministros de Exteriores africanos ha dicho que «cuando más de 20 millones de cereales están bloqueados en los silos de Ucrania y alguien evita que esos alimentos lleguen a los consumidores esto tiene un precio (...) Es un acto deliberado para crear una hambruna». Acto organizado ahora por la Rusia de Putin que tiene un antecedente. A principio de los años 30 tuvo lugar el genocidio de los ucranianos por medio de una hambruna provocada y organizada por Stalin. Quiso el dictador soviético castigar a aquella población de campesinos independientes, los kulaks, opuestos a la colectivización forzosa de las tierras; además por ser ucranianos y no rusos. Solo en Ucrania, por culpa de esa hambruna de origen político, murieron tantas personas como en toda Europa a consecuencia del Holocausto. Esto se puede comprobar en el libro ‘The Harvest of Sorrow’ --‘La cosecha del dolor’ (1986)-- del historiador británico Robert Conquest. Naturalmente fue desprestigiado por seudointelectuales que jamás admitieron la similitud del comunismo de Stalin con el nazismo de Hitler. Recordemos el elogio que hizo Alberti a la muerte de Stalin. Recuerdo el discurso del embajador alemán en España, Guido Brunner, cuando se derrumbó el Muro: «Era como de cartón piedra». Estaba edificado fuertemente con el argumento de la propaganda de la RDA: evitar la penetración de elementos anti soviéticos; y también por ciertos políticos de aquí, ciegos ante la realidad.

*Periodista

Compartir el artículo

stats