Kiosco

Diario Córdoba

Alberto Díaz-Villaseñor

NO ME DIGAS...

Alberto Díaz-Villaseñor

Votar por lo nuestro

Bueno, pues ha quedado claro que los andaluces hemos votado en buena parte en clave nacional para poner freno a los enormes desafueros que la izquierda y el separatismo llevan imponiendo a España en esta legislatura. Concesiones sin cuento a los secesionistas, a las posturas más radicales de la izquierda, a las lisérgicas concepciones de la vida del peor sector del feminismo y del ecologismo, más los innumerables errores en economía y en política exterior y la contumacia en aventar enfrentamientos guerracivilistas que no tienen sentido, ni la mayoría de la gente acepta ni comprende, han estrellado en Andalucía a la izquierda. Eso, sin quitar mérito a un PP que, junto a Ciudadanos y el apoyo de VOX, han dirigido unos tres años tranquilos, nada revanchistas, muy tecnocratizados, sensatos y centrados en el progreso real (por fin) de una región llamada a encabezar en el futuro la vanguardia nacional, sin duda. Pero votar en clave nacional y autonómica no nos puede hacer olvidar que el gobierno autonómico debe coger de una vez el toro por los cuernos de las comarcas más deprimidas de la región, como son Los Pedroches y el Valle del Guadiato (que además han votado casi unánimemente al PP). El subidón, justo y necesario, del resultado de estas elecciones, debe espolear al gobierno a dejarse de burocracias y afrontar de una vez la conexión (750 metros) entre La Colada-Sierra Boyera para solucionar el problema del agua y dejar otros proyectos largoplacistas y caros. Ese subidón debe de hacer reflexionar sobre la sanidad en el Guadiato, con un CHARE que ha cerrado sus quirófanos y no atiende operaciones de traumatología ni oftalmología, y cuyas vacantes por traslado o jubilación ya ni se cubren. Mientras, el personal adscrito a esas especialidades está en otros quehaceres y el carísimo instrumental duerme el sueño de los justos a la vez que los pacientes están obligados a sufrir derivaciones e incómodos traslados a centros concertados que suponen gastos añadidos al erario público. Ya que los ciudadanos del norte no han castigado al gobierno por lo mal que los trata, es la hora de la magnanimidad y de darles un trato justo.

* Escritor @ADiazVillaseñor

Compartir el artículo

stats