Kiosco

Diario Córdoba

Ahora mismo, mientras veo en mi televisión de no sé cuántas pulgadas el programa bodrio de la siesta, y bostezo, y me entra la modorra de la cervecita, ahora mismo otra mujer está siendo sometida al terror por otro energúmeno. Ahora mismo, que hablo y hablo y se me llena la boca con toda mi palabrería revolucionaria feminista, ahora mismo otra mujer está siendo convencida de que es amada por otro chulo mentiroso. Ahora mismo, que llevo no sé cuánto tiempo en mi tumbona, con mis gafas de sol, mirando a mi infinito, planeando mi fiesta de esta noche mientras hago mis cuentas de qué camisa me pondré y qué colonia y qué desodorante y qué zapatos, de cómo perfilarme esta tirita de barba y de bigote, ahora mismo otra mujer está siendo perseguida por otro canalla que todo el mundo quiere y todo el mundo cree buena persona. Ahora mismo, que discurseo contra el machismo, contra la Iglesia, contra esta guerra y otra guerra, contra el imperialismo, contra el centralismo, contra la crisis, contra la Monarquía, ahora mismo otra mujer está siendo encerrada, aislada, incomunicada por otro maltratador, cuentista y obsesivo. Ahora mismo, que paso mi tarde de tienda en tienda para ir a la moda, y no sé qué comprarme, y no sé qué probarme, y no sé qué ponerme, otra mujer trata de huir sin tener dónde, sin tener nada claro qué la proteja de verdad, ni ley, ni juez, ni policía, ni promesa, ni amigos, ni familia. Ahora mismo, en que le doy vueltas a mi poema en pro de la mujer, en pro de la igualdad, en pro del lenguaje inclusivo, para que todo el mundo diga “nena”, “neno”, “nene”, y mi juguete no sexista, y mi juguete no belicista, ahora mismo en que me está saliendo tan sublime mi poema porque he dado con las justas palabras que buscaba, ahora mismo otra mujer está siendo gritada, insultada, anulada, está escuchando que no sirve para nada, se está creyendo que no sirve para nada, está sintiendo que no sirve para nada. Ahora mismo, que tan contento estoy con mis diez dedos en mi teclado, que escriben este artículo y sus justas palabras por las que seré felicitado, querido, valorado, ahora mismo otra mujer está siendo pateada, golpeada, acuchillada, apuñalada, asesinada. Sí, ahora mismo, en este mismo instante en que terminas de leer estas palabras y a otra cosa.

* Escritor

Compartir el artículo

stats