Kiosco

Diario Córdoba

Manuel Torralbo

ELECCIONES AL RECTORADO

Manuel Torralbo

Vocación universitaria

«Es necesario recordar nuestras raíces como institución»

Este es un artículo que generará más preguntas que respuestas. No es lo esperable en campaña electoral, pero, cuando hablamos de hacer las cosas de forma diferente, lo decimos con total convicción.

Inmersos en unas elecciones rectorales, en un momento de profundo cambio del sistema universitario, es necesario recordar nuestras raíces como institución generadora de conocimiento y vanguardia de las transformaciones pasadas, presentes y futuras. Esto pasa, ineludiblemente, por elevar el debate y renunciar a un maniqueísmo estéril que ofrece soluciones simples a problemas complejos.

Esta no es una elección entre buenos y malos, y en ese marco permaneceremos hasta el final por respeto intelectual y democrático hacia la comunidad universitaria. La elección sobre qué candidatura apoyar es una decisión difícil, y decir lo contrario sería obviar que la mayoría de miembros de la comunidad comparten afectos con personas de una y otra candidatura. Sería negar que ambas pretenden lo mejor para la institución. Desde proyectos, programas y equipos muy diferentes, pero con igual vocación de servicio a la UCO.

Por eso, para afrontar una decisión como esta deben ponerse en la balanza todas las variables: modelo de gestión, capacitación y talante de los equipos, prioridades, medidas, trayectorias, etcétera. En definitiva, evaluar el fondo, y también las formas, de ambas candidaturas, y sopesar pros y contras de un proyecto de continuidad y otro de cambio.

Antes de llegar hasta aquí, yo también he tenido que afrontar mis propias decisiones difíciles. Dedicar un tiempo a la gestión de lo público implica un gran esfuerzo personal, que se equilibra con la oportunidad de contribuir a mejorar la vida de los demás.

En mi caso esto se traduce en la satisfacción por los acuerdos alcanzados en la mesa de negociación con el personal, recuperando el complemento autonómico, con el compromiso por la carrera horizontal del PAS, el Paidi 2020, o la bonificación de matrícula, etcétera. Pero el tiempo que pasa ya no vuelve, y nuestros hijos nunca volverán a ser pequeños.

Siempre que he tenido la oportunidad de trabajar por la Universidad de Córdoba en particular, y la universidad pública en general, he tomado la misma decisión. Siempre muy meditada, pues no es algo fácil. Pero creo de todo corazón que los universitarios debemos aportar cuanto esté en nuestra mano para conseguir una sociedad mejor. Desde todas las ideologías. Si la universidad es la casa del conocimiento, sería muy egoísta e irresponsable por nuestra parte echar la llave por dentro y olvidarnos de lo que pase fuera.

Es una buena noticia que nuestro compañero Isaac Túnez aceptase una secretaría general en el Ejecutivo andaluz. Ahí está el programa María Castellano. Y, si se llegase a dar la circunstancia de que a nuestro rector saliente le ofrecieran ser consejero de Universidades, ojalá el profesor Villamandos decida dedicar unos años muy valiosos de su vida al sistema universitario andaluz. Siempre será positivo tener gobernantes formados que conocen y se preocupan personalmente de aquello que gestionan.

La hemeroteca es testigo de las decisiones que he tomado a lo largo de mi vida. En las que están por llegar, espero que desde el Rectorado de la Universidad de Córdoba, nuestra brújula será siempre la participación, la transparencia, la confianza y la cercanía.

* Candidato a rector de la UCO

Compartir el artículo

stats