Kiosco

Diario Córdoba

Manuel Piedrahíta

Flamenco: de lo mas ‘jondo’ a lo mas alto

Es importante que el premio de las Artes Princesa de Asturias 2022, reconozca la genialidad que trasmite el buen flamenco. El jurado ha centrado su fallo en la cantaora Carmen Linares, y en la bailaora-coreógrafa María Pajés. Estas dos mujeres son el ejemplo más evidente y representativo del arte que ambas trasmiten cuando cantan y bailan. A Carmen, nacida en Linares -Andalucía pura- la recuerdo, durante mis inicios profesionales, en los tablaos madrileños Café de Chinitas y Torres Bermejas. Allí acudían los turistas ricos a entusiasmarse con el cante y el zapateado rítmico del baile. No todos los artistas que noche tras noche atraían al turismo en esos tablaos dieron el salto a los grandes escenarios de Nueva York, París y Londres. Precisamente en la capital británica asistí al espectáculo de Antonio y Rosario. Recuerdo aquel «martinete» en la penumbra del escenario del Albert Hall, entronizando al flamenco en la cumbre del arte; pero nacido en lo jondo. Lo identificaban con España y yo añadía, Andalucía. ¿Y de donde procede la palabra flamenco? En un texto de Antonio Machado se lee que los andaluces llamaban a los gitanos flamencos. También se ha dicho que la palabra procede de Flandes; gitanos o zíngaros que de allí procedían. Lo más evidente es que el flamenco es un arte que empieza en una sencilla taberna y llega a lo más alto de la cultura. Allí lo han llevado Carmen Linares y María Pagés. Además «han apostado por ampliar sus cauces expresivos, impulsando así el carácter universal de un extraordinario patrimonio cultural, popular y sensorial», según el acta del Jurado.

Compartir el artículo

stats