Kiosco

Diario Córdoba

Ángela Labordeta

EL TRIÁNGULO

Ángela Labordeta

Sustituir o destituir

De estos tiempos en los que vivimos un poco a salto de mata lo que más me sorprende es cómo las palabras se usan para debilitar los motivos que a fin de cuentas son las razones de nuestros actos. La directora del CNI fue sustituida, que no destituida, según insistió una y otra vez la ministra Margarita Robles, y en ese juego de palabras se estableció toda una serie de hipótesis, cuando la realidad es que sea sustituida o destituida la señora Paz Esteban deja de ser directora general del CNI por razones que no han sido bien explicadas por el Gobierno y que se entienden más como una forma de contentar a sus socios independentistas por el espionaje que sobre algunos de ellos se hizo desde el CNI respetando la legalidad, tal y como fuimos informados. A pesar de ello, el CNI estaba en el punto de mira y su directora era rehén de sus actos, que incendiaron todas las redes cuando se supo que los móviles del presidente Sánchez y de la ministra Robles habían sido espiados y que el CNI tardó casi un año en informar sobre este asunto diremos de cierta gravedad.

¿Pero a quién se tardó en informar? Entiendo, porque si no la cosa es realmente escandalosa, que los servicios de Seguridad del Gobierno, el presidente, al igual que la ministra y otros miembros conocían de ese espionaje, del mismo modo que sabían qué políticos independentistas habían sido espiados respetando la legalidad y con todos los informes jurídicos a favor de esa investigación sobre personas con nombres y apellidos concretos. Llegados a este punto una se pregunta quién ha actuado peor, si ha sido el CNI o el mismo Gobierno que alerta del espionaje al presidente y a un par de ministros después de que ERC denunciara la vigilancia a miembros independentistas y asegurara que el futuro de la coalición de Gobierno hacía aguas y podía romperse en cualquier momento.

Ignoro si la señora Paz Esteban pudo actuar mejor o con más celeridad, pero no me cabe duda de que todo lo que hizo no era secreto ni lo hacía a espaldas del Gobierno de España, porque de ser así estamos hablando de que las cosas se hicieron al margen de la democracia y eso es especialmente grave y haría falta mucha investigación y una mayor transparencia: España no puede ser un libro mal escrito de espías. Pero la vida es así e igual que el niño se siente extraño en un mundo inconmensurable y en el que juega a vendarse los ojos con un pañuelo, volar sobre alfombras que no se mueven o buscar tesoros en islas que no existen, los adultos simplemente no sabemos cuándo estamos urdiendo con nosotros mismos y ante los otros una intriga, un desafío o simplemente un engaño.

Compartir el artículo

stats