Kiosco

Diario Córdoba

Miguel Aguilar

La vida por escrito

Miguel Aguilar

Mirar hacia adelante

Hay que alejarse de la pantalla de vez en cuando y lanzar la vista hacia el horizonte

En este mundo digital en que vivimos, dominados por las pantallas y acosados por una verdadera epidemia de miopía, el neurocientífico de Palo Alto Andrew Huberman dedicó uno de sus aclamados podcast a la visión, sus fundamentos físicos y fisiológicos, las patologías frecuentes y, sobre todo, regaló una gran cantidad de consejos para conservarla e incluso mejorarla. La recomendación final: alejarse de la pantalla de vez en cuando y mirar hacia lo lejos. Se descansa así la vista relajando la musculatura del ojo y se trabaja su capacidad de adaptación para enfocar mejor.

Aprovechando esos consejos prácticos, casi de sentido común, para mantener la salud de la vista, el Dr. Huberman pone de manifiesto algo si cabe más importante, y es la estrecha relación que existe entre nuestro comportamiento, el bienestar del cuerpo y el bienestar de la mente. Al contrario de lo que a veces nos creemos, es la mente la que sigue al cuerpo, de modo que lo que hacemos acaba definiendo lo que sentimos, lo que pensamos y lo que somos. Podemos encontrar múltiples ejemplos que ilustran esta estrecha conexión.

Imagínate, por ejemplo, un día cualquiera en que has madrugado para entregarte a una intensa jornada de trabajo hasta las dos, una parada para comer y luego a eso de las tres y media te han programado atender una charla muy interesante sobre cómo mejorar la productividad en tu puesto de trabajo. Pero tras unos larguísimos diez minutos ya has dejado de prestar atención al interesante discurso del experto y te encuentras luchando por sostener la cabeza erguida y los párpados abiertos, por lo menos para guardar la compostura. ¿Qué se puede hacer en una situación así?

No basta con desear mantenerse despierto. La neurociencia te aconsejaría que levantes la cabeza y mires hacia el techo con los ojos bien abiertos durante unos quince segundos. En principio tendrías que notar un efecto activador y la somnolencia debería ir desapareciendo. La explicación de este truco está en que el acto de mirar hacia arriba envía una señal al cerebro. Se estimulan los circuitos neuronales conectados con el tronco encefálico y una corriente de norepinefrina comenzará a fluir, lo que provoca un aumento del ritmo cardíaco, la liberación de reservas de azúcar hacia los músculos, el aporte de oxígeno al cerebro, y con ello una elevación del nivel de tensión y alerta.

La importancia de un simple movimiento de los ojos sobre el funcionamiento del cuerpo y la mente no se queda ahí. Numerosas investigaciones han puesto de relieve el papel de los movimientos oculares en la terapia EMDR, con la que se ayuda a eliminar traumas del pasado simplemente rememorando imágenes ligadas a esos traumas mientras se hacen unos sencillos ejercicios visuales. Se ha comprobado que los movimientos oculares laterales asociados a test de memoria o juegos como el Tetris pueden ayudar a atenuar el efecto negativo de traumas pasados actuando directamente sobre la amígdala, una estructura cerebral que regula las emociones y las conductas relacionadas con estas emociones.

El Dr. Huberman recuerda también cómo la simple actitud de mirar con intención hacia adelante puede tener una gran trascendencia en nuestras vidas. Cuando damos un paso adelante para encontrarnos con el mundo ahí afuera, nuestros ojos se mueven lateralmente y hacia adelante, y de ese modo nos ayudan a guiarnos a través del espacio físico. Esta actitud decidida ante una situación difícil, acompañada de unos simples movimientos oculares laterales, puede ayudar a resolver nuestra respuesta al estrés suprimiendo la actividad de la amígdala, que también regula el miedo, y activando los mecanismos de liberación de dopamina, relacionada con el placer y la recompensa tras conseguir un objetivo.

Para sobrevivir y triunfar en la vida, hay que mirar con frecuencia hacia arriba, a uno y otro lado, y moverse de forma decidida e insistente siempre hacia adelante. Si quieres ser o por lo menos sentirte un ganador, compórtate ya como un ganador.

Compartir el artículo

stats