Kiosco

Diario Córdoba

Olga Bernad

HOGUERA DE MANZANAS

Olga Bernad

El Ku-Klux-Klan y las bicicletas

"Curiosas relaciones que son a su vez como círculos que se cierran"

Hoy La Hoguera está cansada de guerras, política y polémicas y ha decido arder en compañía de apasionados del conocimiento inútil. Eso que llaman cultura es una marisma donde se mezclan muchas aguas con fondos arenosos. Uno de esos fondos es la etimología, a la vez filtro y sustrato y, para algunos, extraña pasión. Pues bien, esa señora a la par clara como el agua y misteriosa como el humo ha unido cosas tan diversas como los chicos del Ku-Klux-Klan, qué muchachos, y las bicicletas, que son recuerdo amable de infancia para casi todos.

Releyendo La aventura de las palabras de Virgilio Ortega recuerdo que ambas provienen del griego kyklos (círculo) y que ambos nombres resultan absolutamente definitorios de lo que son: dos ruedas son las bi-cicletas y un clan que se reunía en círculo de antorchas, el Kuklux-Klan, el clan del Kyklos; los chicos del círculo, en definitiva. Ese kyklos griego está también en cíclo-pe (un solo círculo u ojo), en hemi-ciclo (medio círculo), en las islas Cícladas (que están dispuestas en círculo) y en la en-ciclo-pedia (que engloba toda enseñanza al paidós, al niño o alumno) y por supuesto, sin tener que explicarlo, en tri-ciclo, moto-cicleta o ciclo-motor.

Para lo único que tuvieron arte fue para elegir nombre, con ese significado a la vez evidente y oculto, con ese sonido espectacular, esa brillante aliteración de Kas, esas velares oclusivas sordas en círculo perfecto, como las antorchas que usaban en sus fechorías. Ópticamente es también inolvidable (KKK), y el mantenimiento de la K original del Kyklos tiene ese aire antiguo y a la vez moderno que nos lo une a la Kultur y a la manía actual de abusar de ella para darle a cualquier cosa un aire antisistema y radical. O radikal, como prefieran. Curiosas relaciones que son a su vez como círculos que se cierran.

*Filóloga y escritora

Compartir el artículo

stats