Acción de verter veneno en un hormiguero con la intención de causar la muerte de las hormigas que viven en el mismo.