El algoritmo de las plataformas digitales, ese que recomienda películas y series según tus visionados pasados y tus gustos, habrá hecho pasar por un thriller policíaco la historia de la investigación de dos desapariciones de chicas y un asesinato en una pequeña ciudad de EEUU. Pero Mare of Easttown, la serie de HBO revelación de la temporada, es la semblanza de una mujer, la protagonista, y su encaje existencial en el mundo que le ha tocado vivir. Que sea una mujer de mediana edad, sin artificios, de andares contundentes, inmersa en un síndrome de la impostora de libro, solo da más alcance al fenómeno: por fin se cuela en nuestras pequeñas pantallas una mujer real. Que triunfe entre la audiencia en un año en que el Oscar se lo ha llevado Francesc McDormand por Nomadland no es solo una feliz coincidencia.

El afán por cultivar la diversidad en la representación cultural hace tiempo que abrió paso a las distintas razas en papeles protagonistas, también a las mujeres, pero ¿mujeres de mediana edad? No ha sido un camino explorado con valentía en géneros extremadamente masculinizados como el thriller... o las películas de superhéroes. Hasta ahora. Mare triunfa -aunque se obstine en negarlo- como policía con una vida multitarea de abuela joven y madre de una adolescente allí donde los primeros tráilers de la próxima serie estrella de Marvel, Eternals, nos interpelan al presentarnos a la veterana Salma Hayek como matriarca de un elenco de superhéroes.

Hayek da el último paso contra el edadismo en una guerra iniciada por Jupiter’s Legacy en Netflix, que se llevó el favor de la audiencia en su estreno encabezando los rankings mundiales de streaming. Superhéroes con achaques y años y riñas generacionales, ahí es nada. Hasta los dibujos animados de Invincible, en Prime Video, reivindican que la cana es fuerte. Y desde el sofá de casa aplaudimos.

Queremos ver que aunque el tiempo pase no estamos tan mal, y el cóctel brioso de nostalgia por lo que fuimos y pequeñas victorias del día a día alimentan esa pequeña ilusión. Si esta semana se convoca ya la vacunación de los nacidos en los 70, con los boomers estrenando inmunidad al covid, la sensación de vuelta al ruedo, a la vida interrumpida, renace en unas generaciones castigadas por la pandemia con un tiempo robado muy distinto al que han perdido los adolescentes.

De este año anómalo salimos, en la mediana edad, como tras un largo viaje en el tiempo, desorientados y exhaustos. Reconectar con las antiguas ilusiones puede parecer una heroicidad, como cada uno de los planos -¿alguien los ha contado?- en que Mare abre los ojos con gran esfuerzo por la mañana al despertarse. Dispuesta de nuevo al combate de la vida, un día más. Una mujer más.

* Periodista