La presión de la UE ha hecho que el primer ministro croata haya rectificado su decisión de cerrar la frontera a los refugiados que llegaban por Serbia, lo que había desatado otra espiral de tensiones balcánicas. La medida también afectó a decenas de transportistas.