El único imputado de los ERE que mantiene su escaño en el Congreso ve aumentada la causa que contra él instruye el Supremo, que le achaca eludir al Consejo de Gobierno de la Junta para conceder una ayuda de 1,8 millones a la fábrica Pickman La Cartuja.