pNUESTRA CIUDAD

nNo me bajo del burro:

Córdoba y 'Graná' N

***José Luis Calero de la Haba

***Córdoba

f

De un tiempo a esta parte he de desplazarme a Sevilla con cierta asiduidad por motivos familiares y perderme por sus calles y plazas de esta bella ciudad.

Y es entonces cuando ocurre que, al volver de nuevo a mi Córdoba, me enamore y me maraville cada vez más. Desde aquí quiero alentar a los cordobeses a que sepamos valorar esta nuestra gran ciudad que tenemos la suerte de disfrutar. Y no me bajo del burro. Junto a la ciudad nazarí , es la ciudad con más encanto de Europa.

pCALIFICACIONES

nEl dedo enla llaga N

***Dolores Ballesteros

***Córdoba

f

Maria Victoria Palop, en una carta al director, pone el dedo en la llaga, en una llaga que muchos ciudadanos, muchos padres, no conocen.

La llaga es que los padres no tienen derecho a que en la secretaría de la Universidad le digan las notas que ha sacado su hijo, a no ser (¡qué ironía!) que el hijo les dé permiso a los padres.

La excusa es la protección de la intimidad del hijo. ¿Cabe pensar que al hacer la limpieza de su casa se encuentren los padres con un candado que le impide acceder a la habitación de su hijo, so pretexto que el cuarto pertenece a su intimidad? No creo que ninguna ley ni nadie defendieran el derecho de privacidad de la habitación del hijo.

Lógicamente, si la casa la han pagado los padres, tienen derecho a entrar en todas las habitaciones. Pues con los estudios es lo mismo: si los padres los están pagando, deben tener derecho a saber si su dinero está bien empleado, o si su hijo lo está malgastando.

No tiene ningún sentido que los padres carezcan del derecho a saber el expediente académico de los hijos, cuando están pagando los estudios. Pido al Gobierno que recapacite y devuelva el derecho a los padres a ver el expediente de sus hijos y dejen de intentar quitarles autoridad.

pLEY DEL ABORTO

nUn PPincoherente N

***María Cardenal Gistau

***Madrid

f

Una vez más el señor Rajoy nos demuestra que un acomplejado Partido Popular gobierna para los que no le votaron ni lo harán nunca.

Sigue cediendo a las presiones de los colectivos que no le van a apoyar mientras que a su potencial votante le vuelve a tomar el pelo con el asunto, mejor dicho, el drama del aborto. No solo se salta a la torera sus promesas electorales, sino que, además, decide votar en su propia contra rechazando los argumentos expuestos por Carlos Salvador, diputado de UPN, que no son otros que los mismos que el PP presentó hace ya 5 años ante el Tribunal Constitucional.

A estas alturas de la película es difícil esperar coherencia por parte del Gobierno, pero en estas lamentables circunstancias aprovecho la ocasión para transmitir a aquellos políticos que, de manera pública o privada, han defendido el derecho a la vida de los más vulnerables recibiendo por ello el castigo de su propio partido. ¡Animo y adelante a todos ellos!