El tenista español, en una demostración heroica de sus facultades frente a un inmenso rival, se ha proclamado campeón en Indian Wells, primer Masters 1.000 de la temporada y rey de estos torneos, al superar al argentino Juan Martín del Potro.