El exciclista profesional estadounidense ha admitido que se dopaba por el afán de ganar a cualquier precio. Una lección de ídolo caído que ojalá no haga daño en jóvenes deportistas que se fijaron en él como objetivo de su vida. El saber perder es también deporte.