pIN MEMORIAM

nA Manolo Aguilar

Fernández (mi amigo) N

***M Carmen Pérez Vallejo

***Córdoba

f

El 30 de septiembre murió en un acciente mortal en la carretera un entrañable amigo, en la inmediación del cruce de Villaharta, en el km. 235, 8 de la citada carretera. Efectivos sanitarios no pudieron hacer nada por salvar su vida. La noticia tan triste como inesperada me produjo aparte de un profundo dolor, incredualidad, rabia e impotencia. ¿Mi amigo Manolo? No podía ser cierto. Su salud era buena, con su fallecimiento desaparece ante todo un hombre bueno y honesto, fiel esposo y buen padre y abuelo con 66 años de edad. Tenía adoración por las bicicletas y mira por donde un coche se te cruzó en tu camino y te segó la vida para siempre. Desde estás líneas quiero mandarle mi más sentido pésame a su viuda y a sus hijos. Deseando todo mi apoyo y cariño. Donde esté Manolo quiero decirte que fuiste una gran persona. Tus amigas M Carmen y Loly siempre te recordaran con cariño. Nos dejas un gran vacío.

pPOLITICA

nNo esproblema N

***Miguel Angel Loma Pérez

***Sevilla

f

Erróneamente se podría pensar que en Cataluña deben ser ya muchos los que han perdido el seny, cuando alguien como el presidente del Grupo Nutrexpa, cuyos productos tienen como principales consumidores a todos los españoles, participa en una manifestación convocada para decirle al resto de España que ahí os quedáis, porque somos tan solidarios que, de vosotros, solo admitimos el dinero. Pero no, no es tan grave la cosa si atendemos a muy autorizadas voces. Como por ejemplo la del Príncipe en la recepción ofrecida en el Palacio Real con motivo de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, donde don Felipe --en respuesta a un grupo de periodistas que le preguntó por la situación catalana-- contestó que "Cataluña no es un problema", y que lo que está sucediendo lo pueden arreglar los políticos y las instituciones si actúan con responsabilidad y siguiendo todos el mismo rumbo; que es algo muy parecido a aquello de que si mi abuela tuviera dos ruedas, un sillín y un manillar, en vez de mi abuela sería una bicicleta. Y que también nos recuerda a aquel "hablando se entiende la gente" que hace ya casi diez años le dijo su padre al republicano y secesionista Ernest Benach, presidente por aquel entonces del Parlamento catalán. Es lo que tiene ser rey o príncipe: que se disfruta de una visión de Estado mucho más sosegadora y apacible de la que padecemos quienes no podemos observar la realidad desde excelsas atalayas. Pero no, no hay que preocuparse. Ni siquiera ahora que hasta un club de fútbol como el Español (o Espanyol, da igual) apuesta abiertamente por la internacionalización de las selecciones catalanas, y un joven obispo como Novell cree posible pescar en los charcos. Cataluña no es un problema, el Príncipe no va desnudo y siempre nos quedará Cartagena.