El Líbano vive otra espiral de violencia tras el atentado en el que murió el jefe del servicio de inteligencia policial. El primer ministro parece incapaz de controlar la situación, que puede sumir al país en una nueva crisis.