Parece que con tanto recorte no se da abasto a llegar a todos los rincones de lo público para dejarlos "bien limpios" y mira por dónde, el acerado de la calle donde vivo (José María Pemán, a la altura del número 16, latitud gps 37.871403 y longitud -4.7958307), hasta ahora se está salvando de los temidos tijeretazos que asolan a los empleados y servicios públicos. Aquí tenemos este arriate, con un jaramago bastante bien criado, ocupando lo que en su día se pensó que era lugar idóneo para que lo ocupara un arbolito de esos que dan sombra y demás, pero mira por donde el jaramago okupa se apoderó del lugar y hasta la presente se está salvando del desahucio, otro gallo le cantaría si fuera el banco y tuviera la hipoteca pendiente de pago...

Lo hemos visto nacer, crecer, dar flores (muy bonitas en el mes de mayo), engordar hasta ocupar todo el acerado y juntarse con el descampado, y ya al final viéndolo perder su verdor y frescura, y este es el punto donde empieza la preocupación, este arbusto es solo una muestra de lo que hay en el descampado (hay que decir que muchos árboles de la calle están comidos de mala hierbas), el descampado está bastante poblado de jaramagos ahora secos, y claro, el ambiente bucólico-pastoril del que hasta ahora hemos disfrutado con tanto verde, ahora se convierte en un peligro, ya que una colilla encendida, o cualquier ocurrencia de un bromista pirómano, puede dar lugar a que salga ardiendo en cualquier momento y claro, todo esto está rodeado de vehículos que, llegado el caso de siniestro, no hay que dudar que las compañías de seguros harían recaer la responsabilidad en el Consistorio, por no mantener adecuadamente la vía pública.

En ese caso pagaríamos todos.

En ese mismo acerado hace unos meses convivimos con una motocicleta quemada durante muchas semanas. Tras una "Carta ilustrada" en este diario el vehículo fue retirado ese mismo día. Esperemos que alguien tome nota y le dé un repasito al descampado antes de que lo tengan que hacer los bomberos o tengamos algún mal mayor

Además del peligro de incendio, esta "selva" urbana es de por sí un foco de parásitos de todo tipo que tiene efectos adversos sobre la salud pública...; pero esto ya es otro tema.

Pedro Muñoz Romero

Córdoba