El Foro de Empleo y Formación que ha organizado estos días la Cámara de Comercio de Córdoba, y que ha contado con la colaboración de todas las instituciones cordobesas, merece el apoyo que ha recibido porque por una parte pone sobre el escenario de la actualidad una de las lacras sociales que más aturden a la población, como es el paro, a la vez que intenta darle alguna salida. Además esta convocatoria viene a llenar el hueco que dejó aquella feria del empleo que reunía a bachilleres y universitarios una vez al año para informarse sobre sus posibilidades futuras.

Según los organizadores la convocatoria ha cumplido sobradamente sus expectativas. Los números son, por una parte, estimulantes a la hora del balance, pero, por otra, son tremendamente frustrantes al constatar que se han recogido unos 30.000 currículos de demandantes de empleo en los 24 estand instalados. Los datos que arroja esta loable iniciativa del Foro del Empleo son categóricos: más de 12.000 personas, desde los 18 a los casi 50 años, han pasado por esta especie de "lotería laboral", entre ellos gentes que buscan su primer empleo y quienes habiéndolo perdido lo necesitan para poder sobrevivir.

Se confirma, pues, que este tipo de convocatorias resultan atractivas por la actual coyuntura en que nos encontramos en la que el paro es un aciago protagonista. Esperemos que lleguen mejores tiempos en los que estos foros sirvan como saturado escaparate de ofertas laborales.