Los Misioneros Claretianos vamos a poner en marcha una serie de estudios y de actuaciones orientadas al cuidado y a la mejora de las instalaciones de la Real Iglesia de San Pablo. Como corresponde a este tipo de actuaciones que afectan a edificios monumentales, todos los pasos se van a dar contando con el Obispado de Córdoba y con las demás instituciones locales o autonómicas encargadas de la preservación y el cuidado de nuestro patrimonio histórico y cultural. Es sabido que, a lo largo de su multisecular historia, la Real Iglesia de San Pablo ha ido experimentando múltiples transformaciones y reformas. Podemos recordar la gran obra de restauración que a finales del siglo XIX y primeros del XX impulsó el padre Antonio Pueyo, misionero claretiano de feliz memoria, quien consiguió devolver al templo su belleza original. Es posible que algunas de las actuaciones que ahora hayan de acometerse supongan cierta molestia para los feligreses que participan en el culto, o para otras personas que frecuentan nuestro templo. Desde el día 23 de abril, el acceso a la Real Iglesia de San Pablo se hace por la puerta de la Calle de San Pablo, al quedar provisionalmente cerrada la puerta que da a la Calle Capitulares.

Confiamos en que esta medida se prolongue durante el menor tiempo posible.

Carlos Mateos c.m.f.

Rector del templo

Córdoba