No hay manera de que el selecionador nacional de fútbol se tome en serio la imagen de España en los partidos amistosos. Por encima del resultado la Campeona del Mundo no puede ir por ahí dilapidando su prestigio.