Miles de ciudadanos se manifestaron ayer en Londres contra los duros recortes del premier británico, que afectan prácticamente a todos los sectores. La protesta, la mayor desde la marcha contra la guerra de Irak, acabó con varios heridos y numerosas detenciones.