Un error de la Agencia Tributaria -de la que es director- ha provocado que el Tribunal Económico-Administrativo haya declarado nulas las liquidaciones de IVA del 2006 al 2008 (no prescritos), y de otros años que estén recurridas, por importe de 5.100 millones.