Tras la polémica carta de don Carlos Ordóñez Castro, presidente de A.V. Al-Andalus del Parque Cruz Conde, y publicada en su Diario el pasado domingo, busqué en mi baúl de los recuerdos, donde sabía que conservaba un preciado legado de viejas hojas amarillentas, y fechado en diciembre de 1974, titulado: Acta de la Asamblea General, celebrada por la Asociación de Vecinos del barrio "Parque Cruz Conde".

Con un hilo de nostalgia comprobé cómo las prioridades de aquellos pioneros en la lucha por el bienestar del barrio eran muchas y variadas. Tarea ardua y difícil, hasta conseguir el bello lugar de esparcimiento del que hoy disfrutamos. En dicha reunión se dio lectura a un "Plan de Trabajo", que consistía en nueve puntos, entre los que destaca: la total escolarización de los niños, mayor nivel cultural, cívico y deportivo, mejor comunicación con la ciudad en cuanto a transporte, etcétera, y ¡todo ello sin local social! ¡Qué tiempos!

Pero he dejado para el final el punto 5º, donde leo textualmente: "Defensa de la integridad del Parque, y de cualquier desmán urbanístico".

En el mismo se hablaba de la instalación urgente de puntos de luz, de la colocación de bancos y fuentes, así como de servicios públicos vigilados, para acabar solicitando al Ayuntamiento la limpieza, repoblación y conservación del mismo.

Por supuesto, en ningún lugar se hacía mención a la tala indiscriminada de árboles, o al alquitranado y adoquinado de sus encantadores caminos de tierra o albero.

Por eso, esta carta es un homenaje hacia aquellos primeros vecinos, verdaderos artífices de que hoy, nuestro querido barrio pueda presumir de albergar una de las zonas verdes y oxigenadas más extensa de Andalucía. Nuestros padres, hace casi cuatro décadas, consiguieron que el Parque Cruz Conde fuese un lugar de ensueño, de esparcimiento y de uso común, donde deportistas, madres, niños y mayores puedan gozar hoy de la naturaleza, realizando unas actividades variadas, pero totalmente compatibles.

Ellos son los auténticos protagonistas. ¡Lástima que la gran mayoría ya no se encuentren entre nosotros para poder opinar sobre el más que discutible proyecto! ¡Con toda seguridad, se negarían a ello!

Antonio Lozano Herrera

Tomares (Sevilla)