El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de este constructor contra la sentencia de la Audiencia de Granada que le condenó a ocho años de cárcel y al pago de uno 10 millones de euros por cuatro delitos de fraude a la Hacienda pública.