TOKIO 2020

Baena vive con orgullo el oro de Fátima Gálvez en Tokio

La familia de la campeona vivió una intensa jornada siguiendo la competición desde la madrugada | "Se lo merecía", dice Josefina, su madre | La alcaldesa, Cristina Piernagorda, acudió al domicilio

La alcaldesa de Baena, Cristina Piernagorda, en el hogar de la familia de Fátima Gálvez, oro olímpico en Tokio.

La alcaldesa de Baena, Cristina Piernagorda, en el hogar de la familia de Fátima Gálvez, oro olímpico en Tokio. / CÓRDOBA

Mariluz Ariza | Redacción

El 31 de julio de 2021 quedará para siempre marcado en la historia del deporte provincial. La medalla conseguida por Fátima Gálvez junto a Alberto Fernández en la modalidad de dobles mixtos de tiro ha supuesto, además del primer oro para España en los Juegos Olímpicos de Tokio, un hito en el deporte de Córdoba. Gálvez es la primera mujer nacida en esta provincia andaluza que conquista un oro olímpico, el segundo con acento cordobés tras el que ganó Rafael Berges con la selección nacional de fútbol en los Juegos de Barcelona 92. 

En Baena, su localidad natal, la fiesta se organizó en el domicilio de sus padres, donde se reunió la familia para seguir la competición durante toda la madrugada y hasta primeras horas de la mañana. "Es algo muy grande para todos nosotros, una alegría inmensa", declaró a TVE Pío Luis, su padre, un veterano cazador de cuya mano empezó su idilio con el tiro la campeona olímpica. 

El progenitor, entre los nervios y el orgullo, expresó sus sentimientos. "Es una gran felicidad", dijo, al tiempo que elogió el papel que ha jugado Alberto Fernández, "un fenómeno", para el logro del puesto más alto en el podio de Tokio. "Alberto es el mejor del mundo y con mi Fátima hacen una pareja fabulosa", manifestó emocionado. Pio, que fue “su primer entrenador”, confiesa que sufre más que su hija durante la competición.

Gálvez, de 34 años, reside en Las Gabias (Granada), donde tiene cerca las instalaciones de campo de tiro. Durante años se desplazó diariamente desde su hogar en Baena para poder seguir su programa de preparación. "Ya se lo merecía, porque hay mucho trabajo detrás", confesaba su madre, Josefina, quien subrayó que veía a su hija "nerviosa", pero "con una confianza grande en conseguir el oro que llevaba tanto tiempo buscando". Josefina Marín relata que a las 7 de la mañana toda la familia se encontraba en su casa, donde vivieron “una noche muy agitada pero un despertar muy bueno”. Ha hablado con Fátima, “que no se lo cree” porque “tenía mucha ilusión en conseguir una medalla olímpica”. Hace unos días, cuando no consiguió el triunfo, “le dije que esto no se había acabado y así ha sido”.

Los padres y una hermana de Fátima Gálvez, en el domicilio familiar.

Los padres y una hermana de Fátima Gálvez, en el domicilio familiar. / CÓRDOBA

La alcaldesa de Baena, Cristina Piernagorda, acudió al domicilio de la familia para expresar su felicitación y agradecimiento. La primera edil estuvo acompañada por el concejal de Deportes, Joaquín Morales, en un episodio de gran emotividad. Fátima Gálvez tiene por fin la medalla olímpica que ansiaba después de su quinto puesto en Londres 2012 y el cuarto en Río de Janeiro 2016. Ya es campeona europea, mundial y olímpica, un palmarés monumental. La alcaldesa mostró su felicidad por “ver a una baenense en todo lo alto, que ha llevado el deporte a lo máximo”. Piernagorda afirma que Fátima Gálvez es "una baenense orgullosa de serlo, que lo muestra y lo dice", por lo que "todo lo pueblo de Baena está con ella”.