Para los amantes del toreo, el Museo Taurino de Córdoba es una parada imprescindible si vienes a ver la ciudad. Tierra de califas de los toros, en él, se pueden ver algunas de las pertenencias de los mejores toreros cordobeses y aprender la historia del toreo provincial, además de datos y curiosidades sobre crianza o diferencias entre especies.

Museo Taurino

Esto es todo lo que debes saber antes de visitar el Museo Taurino de Córdoba.

Historia

En 1952 se aprueba la propuesta para adquirir un edificio para la creación del Museo Local, donde se recopilen las glorias artísticas de antaño. Ante el conocimiento de que en el nuevo museo iba a incorporarse una sección de Arte Taurino relacionado con Córdoba, club y peñas taurinas y familiares de toreros hicieron una gran cantidad de depósitos y donaciones como forma de estar presentes y enriquecer los fondos museísticos. Sin embargo, este museo se cerró al público en 1981 por el mal estado del edificio y sus colecciones.

Tras su restauración, se propuso su reapertura solo como Museo Taurino, inaugurándose así en 1983. En el año 2005, ante el estado de degradación del edificio nuevamente, se cerró al público, iniciándose el proceso de rehabilitación de las casas palaciegas. Tras 9 años de obras, el Museo Taurino volvió a abrir sus puertas en 2014 con un edificio completamente restaurado y un innovador programa museográfico.

Para la visita

Horarios, entrada y dirección del Museo Arqueológico:

  • Dirección: Plaza Maimónides, 3
  • Horario: Horario de Verano, de martes a domingo de 08.15 a 14.45 horas
  • Precio: 4 euros (general) y 2.21 euros (reducida)

Exposición

El museo contiene ocho salas, una de ellas destinada a exposiciones temporales:

  • Córdoba, una ciudad con aroma taurino. Se muestra información de los lugares taurinos en la ciudad y su entorno, por lo que el visitante encontrará las huellas de la historia de la Córdoba taurina en el entramado geográfico de la ciudad.
  • El toro, el toreo y la cultura taurina. Se trata de un espectáculo audiovisual muy expresivo y con una gran fuerza plástica por sus imágenes, históricas y actuales, que muestran la fuerza plástica del enfrentamiento entre el hombre y el toro.
  • El paisaje del toro. Nos presenta los paisajes del toro, sus características físicas, la ganadería. Una proyección permitirá reproducir una dehesa y los objetos asociados a la ganadería. Además, se exponen varios ejemplares de las cabezas de toro que posee el Museo, seleccionadas según su trascendencia histórica, así como estampas y litografías de indudable valor.

Finito de Córdoba en el Museo Taurino Chencho Martínez

  • Cinco califas, cinco universos. Esta sala se dedica a rendir homenaje a aquellos toreros que han hecho especialmente grande la Córdoba taurina: El Lagartijo, Guerrita, Machaquito, Manolete, El Cordobés y Cañero.
  • La corrida: la liturgia y la fiesta. Conoceremos por dentro el mundo taurino, los oficios asociados, la corrida como acto pautado. Para ello se presentará un nuevo espectáculo audiovisual dispuesto circularmente, como si estuviéramos en el medio de la plaza.
  • Una larga historia: Córdoba y la tauromaquia. Esta sala explica los distintos enclaves que se han utilizado para las corridas de toros y expone una maqueta de la plaza actual que mostrará su historia, así como otros elementos que permitirán acercarse a la importancia de la cultura taurina en la Ciudad.

Museo Taurino A.J.González

  • La cultura taurina: inspiración artística. Aquí encontraremos piezas artísticas inspiradas en el mundo del toreo, dejando patente como esta temática ha inspirado grandes obras en las distintas artes plásticas. En esta sala se exponen pinturas de Julio Romero de Torres, Pellicer, y esculturas de Benlliure o Juan Polo.
  • Sala de exposiciones temporales. Con esta sala se pretende exhibir a los visitantes los fondos del museo que no pueden mostrar con continuidad por falta de espacio físico y se renueva continuamente.

El Museo Taurino también está equipado con una mediateca y hemeroteca. Sin embargo, estas se encuentran situadas en la parte restringida del museo, solo apta para los investigadores.