Noche de Reyes, tiempo de fiesta. Una celebración pagana, delirante, divertida y dolorosa del deseo y sus laberintos. Pura pasión en vena: Orsino por Olivia, sir Toby por María, sir An- drew por cualquiera de las dos, Viola por Orsino, Olivia por Cesario, es decir, por Viola (y después, igual que Antonio, por Sebastián y viceversa), Malvolio por sí mismo… De esta locura colectiva que reina en el país de Iliria solo se libran la astuta criada María y el supuesto demente Feste, el fool shakespiriano, un bufón lúcido y lúdico, cuerdo entre locos, que a veces, por sorpresa, nos toca el corazón con la melancólica ironía de sus canciones.

Noche de Reyes, pura demencia: la de los cuerpos que se buscan, los corazones que se alte- ran; la razón a merced del impulso insensato en que todos nos reconocemos. Esa Iliria ficti- cia, caliente y marinera somos nosotros cuando duermen las convenciones y despiertan las ansias: la nave de los locos, el carnavalesco mundo al revés donde se invierten los valores y las condiciones, donde el criado juega a ser amo, la mujer hombre, la hermana hermano, el bufón cura… Como la carta falsa que María deja a Malvolio para urdir la burla (otra clave del Carnaval, por cierto, es la risa contra otro), toda la pieza nos invita a vivir como real el sueño de lo que no somos.

Reparto: Carmen del Valle, Rafa Castejón, José Tome, Victoria Salvador, Patxi Pérez, David Soto Giganto, Haizea Baiges, Manuel Tomé

Traducción y Versión: Álvaro Tato y Helena Pimenta

Dirección: Helena Pimenta

Una producción de Teatro Español y Ur Teatro