+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ASTRONOMÍA

Adiós a 'Oppy'

La NASA ha dado por finalizada la misión del 'Opportunity' después de recorrer 45 km de la superficie de Marte y de enviar a la Tierra más de 225.000 fotografías del planeta rojo

 

Imagen generada por ordenador del vehículo de exploración marciana ‘Opportunity’. - NASA

E l pasado miércoles, 13 de febrero de 2019, la Agencia Estadounidense del Espacio (NASA) anunciaba en rueda de prensa que se daba por finalizada la misión del rover Opportunity, que llevaba explorando Marte desde hacía más de 15 años. Un sentimiento de tristeza generalizada recorrió por los amantes de la astronomía y la exploración planetaria, sobre todo entre los más jóvenes, quienes han seguido a este incansable explorador marciano (y muy activo en las redes sociales) durante prácticamente toda su vida.

La odisea de Opportunity, Oppy, comenzó en realidad a finales del siglo pasado. En 1999 la NASA perdió dos sondas enviadas al planeta rojo: la Mars Polar Lander y la Mars Climate Orbiter. Así, NASA se vio obligada a cancelar el programa Mars Surveyor, cuyo objetivo principal era conseguir traer muestras de Marte a la Tierra antes de 2010, y se centró en fabricar dos rovers para ser lanzados en 2003. NASA aprovechaba que ese año la Tierra y Marte estarían mucho más cerca de lo normal. Esto es consecuencia de las órbitas elípticas de los planetas. Irónicamente de aquí surgió el bulo, ya recurrente cada año, de «este agosto verás Marte tan grande como la Luna en el cielo» cuando un astrónomo comentó que incluso en el mejor acercamiento entre los planetas «la Luna se vería a simple vista con más detalle que Marte a través de un telescopio». Así surgió la misión de los rovers Opportunity y su hermano, Spirit.

Oppy se lanzó el 7 de julio de 2003 con un cohete Delta II y, protegido con unos airbags especiales, aterrizó exitosamente en la Meridiani Planum de Marte el 25 de enero de 2004 tras rebotar 26 veces sobre la superficie. Su rover hermano, Spirit, lo había conseguido el 3 de enero en el cráter Gusev. Opportunity y Spirit eran los segundos rovers que NASA conseguía posar sobre Marte, aunque comparados con el pequeño rover Sojourner (1997), ambos rovers, con sus 185 kg de masa total, eran unos gigantes tecnológicos. Con Oppy y Spirit NASA consiguió tener dos rovers operativos en la superficie marciana al mismo tiempo.

El día marciano

La misión original de Oppy era de 90 soles. Un sol es un día marciano, que es ligeramente superior al día terrestre. Marte completa una rotación sobre su eje en 24 h, 37 min y 22.7 s, por lo que 90 soles serían 92.5 días terrestres. Pero 90 soles no son nada comparados con los 5.111 soles que al final Opportunity ha estado funcionado en Marte. Y, en efecto, Oppy ha batido casi todos los récords posibles. Ha recorrido cerca de 45 kilómetros y conseguido más de 225.000 fotografías, enviando a Tierra datos fundamentales a la hora de entender a nuestro planeta vecino. Pero una tormenta de arena gigantesca, que envolvió buena parte de Marte durante semanas, obligó a Oppy a entrar en hibernación el 12 de junio de 2018. Al igual que Spirit (que también sucumbió tras una tormenta de arena en 2010), Oppy se alimentaba de energía solar, llevando unos paneles con los que recargaba a diario sus baterías. Aunque disponía de la ayuda de ocho pequeños calentadores de tipo RHU que usaban la desintegración radiactiva de plutonio-238, esta energía no era suficiente para su correcto funcionamiento. Los técnicos de NASA esperaban que Oppy pudiera reiniciarse cuando la atmósfera se despejara, varios meses después, pero esto no sucedió. Entonces se barajaban dos posibilidades: o un fallo importante o que una capa de polvo había cubierto sus paneles solares. Tras comprobar que fuertes vientos deberían haber limpiado ya los paneles solares de Oppy, y tras centenares de intentos fallidos de comunicarse con el rover, con el pesar de no saber exactamente qué falló, NASA dio oficialmente por finalizada la misión y la vida de este entrañable rover.

Oppy ha realizado tantos descubrimientos en Marte que es muy difícil resumirlos todos. A veces geólogo, a veces meteorólogo y a veces astrónomo, Oppy estudiaba el suelo, la atmósfera e incluso el firmamento desde la superficie de Marte. Pronto estuvo observando tránsitos (mini eclipses) de las lunas de Marte, Fobos y Deimos, sobre el Sol, lo que permitió precisar muy bien las órbitas de estos diminutos satélites (posiblemente asteroides capturados). Opportunity descubrió los primeros meteoritos localizados en otro planeta. En particular, el primero que encontró, muy cerca del lugar de aterrizaje, era de tipo metálico, de níquel y hierro, que raramente se encuentra en la Tierra. Los datos también indicaban que cuando el meteorito impactó en Marte éste tenía una atmósfera más densa que la actual.

Muy pronto Oppy encontró unas piedras azuladas y redondas que contenían minerales como hematita y jarosita, compuestos que solo se forman en presencia de agua líquida. Con este hallazgo, ya en 2004 se confirmaba la hipótesis de que Marte tuvo gran cantidad de agua líquida en su superficie en el pasado, incluso pistas cada vez más evidentes de mares y lagos. Esto tuvo una enorme repercusión mediática; entonces Oppy se hizo famoso. No obstante, ese agua debía de haber sido salada y ligeramente ácida. Conforme pasaban los meses las pruebas de que el agua seguía existiendo en Marte, solo que escondida bajo el subsuelo, eran más fuertes.

Estudiando el cráter Endurance, Oppy encontró que sus paredes estaban repletas de capas y estratos, algo que dio mucho trabajo a los geólogos planetarios. Más adelante, en las paredes del cráter Endeavor, se descubrió agua que no había sido ácida, lo que habría permitido la existencia de vida. Y Oppy encontró muchísimos restos de este agua, al descubrirse arcillas que solo se crean con agua neutra. Esto también confirmaba que Marte había sido más caliente y húmedo en el pasado. En diciembre de 2011, Oppy descubrió una roca de yeso puro, otra prueba más de que el agua líquida había fluido por grietas a través de las rocas de la superficie marciana. Y en 2013 otra roca formada por filosilicatos hace unos cuatro mil millones de años, confirmaba la presencia de mucha agua líquida neutra (no ácida) en la superficie marciana. Ya entonces la pregunta rondaba la cabeza de muchos científicos: ¿nació la vida en Marte? Oppy nos dio las primeras pistas, pero futuras misiones a Marte profundizarán y, esperemos, puedan dar respuestas a esta pregunta.

Temas relacionados