+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

asamblea general

El sector del helado artesano afronta nuevos retos en esta temporada

Aphacor reclama a las instituciones un mayor apoyo para sus establecimientos, de economía familiar

 

Un momento de la asamblea de Aphacor. - Foto: CASAVI

Rafael Castro Rafael Castro
15/04/2019

La Asociación de Heladeros Artesanos de Córdoba y provincia (Aphacor) ha celebrado en el Hotel Ayre su asamblea general. Sus 22 socios han abordado temas que afectan a este colectivo, que genera más de 150 empleos directos, como nuevos sabores y tendencias, alérgenos y helados y sanidad. Su presidente, José Vicente Espí, que estuvo acompañado en la mesa por Julián Colomina, vicepresidente (electo este año); Jose P. Ambrosio, tesorero; y Antonio J. Jimenez, secretario, destacó que «a pesar del reconocimiento que tenemos por parte de Sanidad, se nos exige mucho más que a los demás, sobre todo cuando hemos contrastado nuestras experiencias con empresarios de otras provincias». Por su parte, el veterinario de la empresa Alacor, Rafael Rider, apuntó que «en diciembre mantuvimos una reunión con los responsables de Sanidad y fue muy fructífera, ya que nos transmitieron lo bien que trabaja el helado artesano desde el ámbito sanitario».

También se abordó la problemática de los veladores, destacando Espí que «en los últimos años hemos estado muy perseguidos por Urbanismo, ya que a la mayoría de los hosteleros se nos han retirado veladores, y en particular nos han dicho a los heladeros que no pertenecemos al gremio de la hostelería, sino al comercio, por lo que no nos daban derecho a veladores, pero que se va a hacer una excepción con los artesanos debido a la climatología de la ciudad».

Por último, hubo una comida de convivencia y un homenaje a los heladeros artesanos que se han jubilado este año, que son Antonio Espí, de La Flor de Levante; Concepción Candela Llorens, de Posadas; Rosa María Sánchez, de Heladería Il Piamonte, y Esmeralda Arques Jordá, de Helados Colomina. José Vicente Espí invitó al resto de heladeros artesanos a que los conozcan, «ya que estos encuentros sirven para mantener lazos de unión y luchar para afrontar las problemáticas que surgen».

Homenajeados en la asamblea de Aphacor. Foto: CASAVI

José Pablo Ambrosio resaltó asimismo que «en Córdoba tenemos un muy buen helado artesano, con tradición, pero no solo en la capital, sino que en la provincia hay artesanos que pertenecen a la asociación desde su fundación, concretamente de Fernán Núñez, Posadas, La Carlota, Puente Genil, Aguilar de la Frontera, Baena, etcétera». Y es que un helado artesano se diferencia por la calidad y la personalización que el maestro le da a cada producto. En su elaboración se emplean productos frescos y naturales, azúcares, aromatizantes naturales y estabilizantes, cuidando al máximo la calidad. Al contrario de los helados industriales, en los helados artesanales no se utilizan saborizantes ni colorantes.

En el tema nutricional, el helado artesano tiene menos grasa, por lo general alrededor de 4-8% frente a un 10-20%, por lo que es más rápidamente perecedero. Asimismo, otra gran diferencia entre el helado artesano y el industria es la cantidad de aire incorporado. «Los artesanos tienen mucho menos aire incorporado (un 20% frente a un 300% del industrial aproximadamente)», apunta Ambrosio.