+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CASTILLOS DE CÓRDOBA

Castillo de Monturque: torre de susurros

De los restos que hoy se conservan se infiere que el Castillo de Monturque debió ser en tiempos una gran fortaleza. De las dos torres que siguen en pie, la más destacada es la del Homenaje, en la que se produce el llamado efecto de la galería de los susurros, por la forma cóncava de la bóveda

 

De la fortaleza omeya de Monturque solo se conservan dos torres y parte de la muralla, que están declarados Bien de Interés Cultural. - CÓRDOBA

Lucía Abad
19/07/2020

FICHA

Del castillo, de origen omeya, se conservan dos torres, que han sido restauradas, así como una importante muralla defensiva.

La visita
Ambas torres son Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1985.

Horario
De martes a domingos de 10.00 a 14.00 horas. La visita es guiada y se incluye en una ruta por diversos lugares de interés del municipio.

------------------------------------------

En el cerro sobre el que se asienta el municipio de Monturque encontramos los restos del castillo, una fortaleza de origen omeya, de planta ligeramente rectangular, que ocupa una superficie de 1.525 metros cuadrados. El Castillo de Monturque fue conquistado por Fernando III El Santo en el 1240 y a partir de entonces hubo períodos en que perteneció a la corona y otros a la nobleza. Cabe mencionar que el rey Enrique II se lo entregó a Gonzalo Fernández de Córdoba, El Gran Capitán, en 1377 por los servicios prestados a la corona.

De la fortaleza se conservan dos torres y restos de una importante muralla defensiva de dos metros de anchura y presenta en algunas zonas signos lapidarios, criptogramas que servían para identificar el trabajo de los canteros que las hacían para su posterior retribución.

El vestigio más completo conservado hasta hoy, gracias a que ha sido restaurada, es la torre del Homenaje, que se alza en el centro del patio de armas. A partir del año 1987 se realizaron las obras de restauración de la torre, se reconstruyó el coronamiento que sustenta las ménsulas y se restauró también el arco de la puerta y de la ventana, aunque esta última sí conserva en su mayor parte los sillares primitivos. La torre tiene forma cuadrada y presenta interiormente dos plantas con bóveda semiesférica de ladrillo, de las denominadas bóveda baída o de pañuelo. La peculiaridad de esta bóveda es que permite transmitir el sonido de uno a otro de sus ángulos, escuchando perfectamente lo que se dice en el ángulo opuesto. El fenómeno de la transmisión del sonido es consecuencia casual de la geometría de la construcción, como ocurre también en la sala de los Secretos de la Alhambra. En esta torre se debió de alojar a los huéspedes y se baraja que pudiera haber servido de vivienda del alcaide de la villa. Desde la terraza pueden contemplarse unas impresionantes vistas de la Campiña y las Sierras Subbéticas.

La otra torre que se conserva es la torre Pentagonal, llamada así por la forma de su planta, siendo la única torre de planta pentagonal en la provincia de Córdoba. Se trata de una torre defensiva con una única sala. En tres de sus paredes pueden verse los huecos abocinados que atraviesan todo el muro y terminan en estrechas saeteras. Tanto esta torre como la del Homenaje fueron usadas como viviendas en los años 60 del siglo pasado. A principios de este año 2020 se han llevado a cabo tareas de limpieza, consolidación y restauración en su interior, que han permitido recuperar su aspecto original.

Desde la terraza de la torre se tienen unas magníficas vistas desde la que se vislumbra la Campiña cordobesa y las Sierras Subbéticas. FRANCISCO GONZÁLEZ

Desde la terraza de la torre se tienen unas magníficas vistas desde la que se vislumbra la Campiña cordobesa y las Sierras Subbéticas. FRANCISCO GONZÁLEZ

Actualmente, el recinto se distribuye a modo de jardín arqueológico, en el que a través de senderos de gravilla se puede recorrer el patio de armas y observar los diferentes restos conservados pertenecientes a distintas épocas históricas, como la cisterna romana conservada en el recinto.

Ambas torres están declaradas Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1985 y pueden visitarse dentro de una visita guiada que recorre otros monumentos y lugares de interés previa cita.

RECOMENDACIONES

VISITA GUIADA POR MONUMENTOS

La visita a los restos del castillo se incluye en una visita guiada que recorre el museo histórico local; el cementerio San Rafael; las cisternas romanas ubicadas bajo este camposanto y maravilloso ejemplo de ingeniería hidráulica romana; el mirador y yacimiento arqueológico de Los Paseíllos y la sala de exposiciones Jesús López, que guarda la colección de pintura cordobesa de este monturqueño.

GASTRONOMÍA UNIDA A LAS FESTIVIDADES

Monturque mantiene tradiciones gastronómicas ligadas a cada época del año y a las distintas festividades. En Semana Santa encontramos los potajes de bacalao y postres, entre los que destacan las magdalenas, los roscos de vino y de galleta y los pestiños. En septiembre, la época de la vendimia, son muy típicas las gachas de mosto y por el día de Todos los Santos, las de coscurrones y de café.

ALOJAMIENTOS RURALES

La localidad dispone de dos alojamientos turísticos rurales: el apartahotel El Cañuelo y Piscinas Medicinales, que consta de seis casitas rurales con capacidad para 4 personas cada una, y que cuenta también con un chuletero; y el Cortijo Las Rosas, que tiene una capacidad para 23 personas. Ambos se encuentran en las cercanías de Monturque, en medio de olivares y vides.

Temas relacionados