+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL JURADO

El trabajado objeto del veredicto

El jurado popular que ayer declaró culpable a José Bretón de la muerte de sus hijos aprobó por unanimidad la veintena de puntos del cuestionario y solo tres de las preguntas que planteó el magistrado quedaron en el aire

 

El trabajado objeto del veredicto -

MARIANO ROSA
13/07/2013

Unos 40 minutos empleó el portavoz del jurado en explicar la fundamentación de su veredicto. En negrita aparece la transcripción literal de las cuestiones propuestas por el magistrado. El jurado considera probadas todas, excepto las número 8, 15, 19A y 21. A continuación de las cuestiones se ofrece un extracto de la motivación.

 

1LA RELACION

Cuando en el mes de septiembre de 2011 Ruth Ortiz Ramos le comunicó a su entonces marido, el acusado José Bretón Gómez, que tenía voluntad de terminar su matrimonio y quedarse a vivir en Huelva con los hijos de ambos, Ruth Bretón Ortiz, de 6 años de edad (nacida el 2 de octubre de 2005), y José Bretón Ortiz, de 2 años de edad (nacido el 10 de septiembre de 2009), el acusado concibió la idea de dar muerte a los niños --sus hijos--, como venganza contra su esposa, dada su negativa a aceptar pacíficamente la ruptura matrimonial, su personalidad refractaria a la frustración y su carácter rencoroso.

--Varios testigos (...) aseguran que oyeron decir a Bretón "no me voy de este mundo sin matar a alguien y cuando salga de la cárcel tengo el paro" y que advirtió a Ruth: "A partir de ahora, los niños se van a perder muchas cosas". También le dijo a la abuela materna, el día antes de traer a los niños a Córdoba: "Es la última vez que los ves" (...) y en alguna ocasión había comentado que "aquí va a ocurrir algo muy gordo". Otros testigos le habían oído quejarse de que "Ruth me ha dejado tirado" y le veían "dolido y enrabietado". Quería tener la custodia de sus hijos, dicen otros (...).

 

2LA FINCA

Para ejecutar dicho plan, el acusado decidió que el lugar más adecuado sería una finca de sus padres, sita en el polígono de Las Quemadas de la ciudad de Córdoba; así como que la fecha adecuada sería el 8 de octubre de 2011, aprovechando que ese fin de semana estaría con los niños conforme al acuerdo al que había llegado al efecto con su esposa, negándose para ello a una alteración de fechas que le fue propuesta posteriormente.

--El acusado consideró desde un primer momento que la finca sería el lugar más adecuado porque disponía de las llaves y no haber allí nadie habitualmente (...). Además, por la fecha tenía tiempo suficiente para los preparativos. Ruth afirma que había una negativa para permutar el fin de semana.

 

3PASTILLAS

Aprovechando que un médico psiquiatra que ya lo había tratado años antes y con quien había consultado recientemente le había recetado unos medicamentos tranquilizantes --un ansiolítico y un antidepresivo--, denominados Orfidal y Motivan, José Bretón Gómez los compró el 29 de septiembre de 2011 en una farmacia de esta ciudad de Córdoba para, una vez llegado el momento, poder adormecer e incluso matar a sus hijos con toda facilidad.

--Visita al psiquiatra Guillermo Guiote en una fecha propicia para sus intereses criminales. El procesado manipula al médico, de quien consigue las recetas. El día 8 dispone de tiempo suficiente para administrar las pastillas a los niños. Días después encuentran las recetas en casa de los abuelos, en La Viñuela, y Bretón se puso tenso y nervioso al ser preguntado por el paradero de los medicamentos (...), según testimonios de varios policías y el propio Bretón ofrece diferentes versiones: los tiró o no sabe dónde están los fármacos.

4 LEÑA Y GASOIL

Asimismo, con la intención de hacer desaparecer los cuerpos de sus hijos, entre el 15 de septiembre y el 7 de octubre de 2011, el acusado hizo acopio de leña en la parcela --que visitó en diversas ocasiones e incluso en la que llegó a dormir alguna noche-- y adquirió combustible (gasóleo) en grandes cantidades en la gasolinera Villaonuba, SL, sita en Huelva; comprando concretamente el 19 de septiembre 49,51 litros, el 29 de septiembre 70,14 litros, el 3 de octubre 76,02 litros y el 7 de octubre 75,44 litros; en total 271,11 litros de gasoil.

--Hizo acopio de leña y de gasoil con la intención de hacer desaparecer a sus hijos. En una foto que obra en el sumario (...) se observa una montonera de ramas y troncos en la parcela situadas en la cercanía de la hoguera. La reconstrucción que efectúan el Infoca y la Universidad de Córdoba establece que se emplearon 250 kilos de leña (...). La compra de gasoil está acreditada por las facturas y que se llevaba el combustible en garrafas. Concuerda con la afirmación de Obdulia Ramos, que tuvo que colocar las bolsas de los niños en el asiento delantero porque el maletero estaba ocupado por las garrafas. El consumo es de 7,5 litros a los 100 kilómetros, por lo que hay un exceso en el acopio del combustible.

 

5 EXPERIMENTO

Como coartada para la desaparición física de sus hijos, el acusado decidió fingir que se le habían perdido en un parque, y a fin de tener datos que ofrecer sobre la supuesta pérdida de unos menores, hizo una especie de experimento con sus sobrinos, los hijos de su hermana Catalina Bretón y su cuñado José Ortega, en la mañana del día 6 de octubre de 2011, dejándolos solos unos momentos cuando los llevaba al colegio.

-- Bretón reconoció a dos policías (...) que se le había jodido el plan.

 

6 RECOGIDA EN HUELVA

El acusado recogió a sus hijos en Huelva sobre las 15 horas del día 7 de octubre 

de 2011 y marchó con ellos a Córdoba, donde primero estuvieron en casa de los padres del acusado y posteriormente en casa de su hermana Catalina Bretón Gómez, sita en la calle Jesús del Calvario de esta ciudad, donde dejó a los niños, para poder marchar a la antes indicada parcela, a fin de sacar del maletero del coche y dejar las garrafas de combustible que había comprado esa misma mañana en Huelva.

--Con la excusa de ir a buscar el teléfono de una antigua amiga, dejó a sus hijos en casa de su hermana (...) y fue a la parcela donde soltó las garrafas de gasoil.

 

7 UNA PROPUESTA

Para dar mejor cobertura a la simulación de extravío de sus hijos, José Bretón Gómez les propuso a sus hermanos Catalina y Rafael Bretón Gómez acudir en la tarde del día 8 de octubre a la denominada Ciudad de los Niños de esta capital con sus respectivos hijos, aunque sin concretar completamente la cita, así como le dijo a su madre que ese mismo día no iba a comer en su casa, porque había quedado con unos amigos, lo que era incierto.

--Propone a su familia quedar en la Ciudad de los Niños, pero en ningún momento en el parque Cruz Conde (...). El acusado le había dicho a su madre que iba a comer en casa de unos amigos, que desmienten la invitación.

 

8 NO PROBADO

En la mañana del día 8 de octubre de 2011, tras haber dormido con los niños en casa de sus padres, el acusado José Bretón Gómez fue con sus hijos Ruth y José Bretón Ortiz a casa de su hermana Catalina Bretón sobre las 10.30 horas; y poco después, cogiendo el vehículo de esta --Kia Picanto--, del que se había hecho con las llaves, fue de nuevo a la finca para comprobar que no hubiera vecinos o cualquier otra circunstancia imprevista que le impidiera la ejecución de su plan, así como para culminar los preparativos del mismo; regresando posteriormente a casa de su hermana sobre las 11.30..

 

9 LA MAÑANA

El acusado José Bretón Gómez permaneció con sus hijos y sobrinos en casa de su mencionada hermana hasta las 13.30 horas, mientras su hermana y cuñado hacían la compra en un hipermercado. Cuando volvieron, su cuñado José Ortega llevó al acusado y a los hijos de este a recoger su coche, Opel Zafira, a la casa de los abuelos, en la calle Don Carlos Romero, de esta capital. Allí, el acusado se detuvo lo justo para hacer creer a su familia que se dirigía a comer con unos amigos, lo que era incierto.

--La señal del móvil del acusado se pierde, según dos pruebas periciales (...).

 

10 PARADA

Al salir de la casa de sus padres, el acusado, con el que iban sus dos hijos, Ruth y José Bretón Ortiz, se dirigió con su vehículo a la finca de Las Quemadas, suministrándoles el acusado a los niños durante el trayecto, o al llegar a la misma, un número indeterminado de pastillas de los tranquilizantes Motiván y Orfidal, para facilitar su adormecimiento total y/o su muerte.

--La triangulación del teléfono móvil (...) lo sitúa entre dos y cinco minutos detenido en la calle Platero Pedro de Bares, tiempo en el que administra las pastillas a sus hijos (...). El acusado asegura que los niños se quedan dormidos desde este momento hasta que salen hacia el parque.

 

 

11 LLAMADA A RUTH

Una vez que llegaron a la finca, sobre las 13.48 horas del 8 de octubre, el acusado telefoneó de nuevo a su esposa, sin que lograra comunicar con ella, por lo que decidió seguir con su propósito criminal.

--La llamada está registrada en un repetidor cercano a la finca (...). Tras eso, continuó con sus planes (...).

 

12. PREPARATIVOS

Acto seguido, conforme a lo que ya tenía previsto y meditado, el acusado preparó una especie de pira funeraria cuyos elementos esenciales ya tenía dispuestos, en un lugar nuevo de la finca, entre varios naranjos y sin visibilidad desde el exterior, en la cual colocó los cuerpos de sus hijos Ruth y José Bretón Ortiz (sin que pueda determinarse si ya estaban sin vida o todavía no habían fallecido), junto con una mesa metálica con el tablero en posición vertical, que cubría prácticamente en toda su longitud el cuerpo de los menores y la propia pira, y prendió una gran hoguera que avivó rápidamente gracias al uso de leña --unos 250 kilogramos-- y gasoil --alrededor de 80 litros--, que llegó a alcanzar temperaturas de hasta 1.200 grados centígrados, logrando un efecto similar a un horno crematorio. Ante la magnitud de la temperatura, las partes blandas de los cuerpos de los citados niños desaparecieron rápidamente, quedando únicamente unos restos óseos.

--Cuando llega a la parcela tiene dispuesto todo para la hoguera. Las declaraciones de los policías (...) que acompañan a Bretón aquella noche a la finca aseguran que no se removió la hoguera, describen la presencia de la mesa volcada y hojas chamuscadas en los naranjos. Les extraña la localización de la hoguera y su forma (alargada en vez de redonda) y a simple vista observan restos óseos. El profesor Etxebarría constata de forma evidente que los restos óseos son de dos humanos inmaduros de dos y seis años que fueron sometidos a altas temperaturas (...). La mesa metálica cubría prácticamente la longitud de los dos cuerpos. El humo producido por la pira funeraria alcanzó 394,8 metros y fue observado por cinco torres de vigilancia del Infoca. El fuego llegó a alcanzar los 1.200 grados. Esa hoguera fue la única de esas características registrada ese día.

 

13 LA PIRA

El acusado permaneció junto a la hoguera hasta las 17.30 horas, alimentándola de gasoil (acelerante) para mantener la elevada temperatura que permitiera la total calcinación y desaparición de los cuerpos de sus hijos Ruth y José Bretón Ortiz.

--Según el informe del Infoca y la Universidad de Córdoba (...) la hoguera tuvo una duración de nueve horas y al menos durante 35 minutos estuvo alimentada por gasoil, que actuó de acelerante. El forense Exteberría estima que es perfectamente posible en esa franja horaria la cremación de dos menores.

 

14 ALEVOSIA

Conforme a lo expuesto, el acusado José Bretón Gómez, prevaliéndose de su condición de padre y de su mayor fortaleza física, confianza de los niños y autoridad sobre ellos, acabó con la vida de sus hijos Ruth y José Bretón Ortiz.

--La muerte fue de tipo violento homicida. Bretón se valió de su mayor fuerza física, sin que los niños tuvieran oportunidad de defenderse.

 

15 NO PROBADO

Sobre las 17.30 horas del 8 de octubre, el acusado, una vez asegurado de que los cuerpos de sus hijos habían quedado calcinados, salió con su vehículo por la entrada principal de la finca, arrojó en dos contenedores cercanos tres bolsas de basura con las ropas y efectos que le pudieran incriminar, y dio la vuelta con el coche, haciendo una maniobra inhabitual, para salir al camino de forma transversal, con la finalidad de eludir la graba 

ción de unas cámaras de seguridad cercanas, cuya ubicación conocía.

 

16 APARCAMIENTO

A continuación, el acusado condujo hasta el entorno de la Ciudad de los Niños de esta capital, aparcando sobre las 18.01 horas a unos 300 metros, en la calle Pintor Espinosa, intercambiando correos telefónicos de mensajería instantánea en los minutos posteriores con su hermano Rafael Bretón, haciéndole creer que estaba en las proximidades del parque con sus citados hijos; haciendo lo propio con su madre, que lo llamó por teléfono desde su domicilio.

-- A las 17.49 horas conecta el móvil en la Avenida de la Igualdad con Carlos III (...) y a las 18.02 horas llega al parque. A partir de ahí tiene una conversación con su hermano que termina a las 18.08 horas y recibe una llamada del fijo de sus padres de 128 segundos de duración. La telefonía lo sitúa en la avenida Virgen de los Dolores.

 

17 CRONO

Cuando el acusado consideró que había transcurrido un tiempo suficiente para hacer creíble la ficticia desaparición de los menores, llamó de nuevo a su hermano Rafael Bretón sobre las 18.18 horas, diciéndole que había perdido a los niños, realizando otras llamadas a la familia, logrando que tanto su hermano como su cuñado José Ortega acudieran a la Ciudad de los Niños para iniciar la búsqueda.

--Según la reconstrucción (...) en el tiempo empleado por el acusado para fingir la desaparición de los niños mantiene conversaciones con su hermano y su cuñado y anuncia la desaparición de los pequeños. En una declaración (...), el cuñado dijo que los dejó en la acera próxima al parque Cruz Conde mientras buscaba aparcamiento.

 

18 EL 112

Sobre las 18.41 horas, el acusado llamó al teléfono de emergencias 112 comunicando la desaparición de sus hijos Ruth y José Bretón Ortiz, provocando la intervención de la policía. Acudiendo sobre las 20.43 horas a la Comisaría de Policía Nacional para presentar denuncia por la desaparición, dando lugar a la incoación de un procedimiento judicial (diligencias previas nº 5663/11 del Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba), pese a conocer perfectamente que no había existido tal desaparición en el parque, sino que él había dado muerte previamente a sus mencionados hijos.

-- Llamó al teléfono de emergencias --según consta en la documentación (...)-- y efectúa una captura de pantalla que guarda en la memoria de su teléfono móvil. Bretón acude a la comisaría y un agente recoge la denuncia de la pérdida; iba acompañado por su cuñado. Otro agente llevó a Bretón a un despacho y contó que al llegar al parque se sentó en un banco de abdominales y, al levantar la cabeza, vio un grupo de gente. Los niños ya no estaban. Los policías se extrañaron de esa versión.

 

19 NO PROBADA LA OPCION A

La respuesta afirmativa a la proposición A excluye las proposiciones B, C y D):

A. Los restos óseos analizados por todos los peritos forenses, médicos, paleontólogos, odontólogos y especialistas biólogos y clínicos no puede determinarse que procedan de la hoguera encontrada en la finca de Las Quemadas, ni que pertenezcan a Ruth y José Bretón Ortiz.

B. Los restos óseos analizados por todos los peritos forenses, médicos, paleontólogos, odontólogos y especialistas biólogos y clínicos proceden de la hoguera encendida por el acusado en la finca de Las Quemadas en la tarde del 8 de octubre de 2011.

--Los huesos proceden de la hoguera y así lo reconocen los policías (...) que acudieron a aquel escenario. Etxeberría y Josefina Lamas presentaron las imágenes comparativas y también reconocieron lo mismo. Igual hicieron los médicos Bernardo Perea, José Antonio Sánchez Sánchez y Emilio Dorado, así como facultativos del Instituto Nacional de Toxicología (INT).

 

C. Tales restos óseos pertenecen a los cuerpos de dos niños de 6 y 2 años de edad, respectivamente.

--El doctor Etxeberría concluye en su informe (...) que los huesos pertenecen a dos individuos infantiles (...) y los expertos del INT aseguran que las edades son compatibles con los seis y dos años. Lamas reconoce en declaración judicial que los restos que analizó meses después son los mismos que recogió en la hoguera. A las mismas conclusiones llegan otros peritos (...)

 

D. Puede concluirse racionalmente que tales restos óseos de niños de 6 y 2 años de edad proceden de los cuerpos sin vida de Ruth y José Bretón Ortiz.

--No consta que los restos pudieran ser de otros niños distintos a ellos.

 

20 LO QUE COSTO

Las investigaciones realizadas a consecuencia de la denuncia de desaparición de sus hijos realizada por el acusado han tenido un coste para el Ministerio del Interior de 137.335,65 euros, para la empresa Cóndor Georradar de 5.500 euros --que no reclama-- y para el Ayuntamiento de Córdoba de 22.567 euros.

--Las cantidades invertidas en esas tareas constan detalladas en el sumario (...).

21 NO PROBADO

José Bretón Gómez pasó la tarde del 8 de octubre de 2011 con sus hijos en la finca de sus padres, en Las Quemadas, donde los niños estuvieron durmiendo en el coche, saliendo hacia las 17.30 horas hacia la Ciudad de los Niños y, tras aparcar su vehículo en las proximidades, cuando atravesaban andando el parque Cruz Conde de esta capital, el acusado se distrajo un momento, perdiéndoseles sus hijos Ruth y José Bretón Ortiz, sin que al día de la fecha se conozca su destino o paradero, ni qué ha sido de ellos.

 

HECHOS DELICTIVOS:

CULPABLE O NO CULPABLE

1. Muerte de Ruth y José Bretón Ortiz provocada intencionadamente por su padre, José Bretón Gómez; que será calificada jurídicamente como homicidio o asesinato, dependiendo de la apreciación o no de la alevosía en la conducta del acusado.

--El jurado encuentra por unanimidad al acusado José Bretón Gómez culpable de la muerte de Ruth y José Bretón Ortiz.

 

2. Simulación de un delito de detención ilegal o secuestro de los menores.

--Culpable.

 

INDULTO EN LA SENTENCIA

¿En caso de que el imputado resulte condenado por los delitos por los que es acusado, debe solicitarse al Consejo de Ministros su indulto en la propia sentencia?

--No deben concedérsele los beneficios de la condena condicional ni la petición al Consejo de Ministros de indulto de la pena que le deba ser impuesta.

   
1 Comentario
01

Por Paco 14:50 - 13.07.2013

Al final el jurado popular no ha hecho más que transcribir al papel el trabajo de la policía. En un juicio sin jurado popular, es muy probable que Bretón hubiera salido airoso por falta de pruebas contundentes, ya que todo induce a que sea como dice el veredicto pero en la realidad, no hay "pruebas como puños" como decía la Fiscal. Es un juicio con veredicto basado en suposiciones y testificales que chocan contra la versión de Bretón y la Sra Lamas que fue la que enmarañó todo este caso.