+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREGA DE LAS MEDALLAS DE ORO AL MÉRITO EN LAS BELLAS ARTES 2017 EN CÓRDOBA

El rey Felipe reivindica la necesidad de apoyo y libertad para aflorar el talento

Lolita agradeció la medalla en nombre de todos los premiados, en su caso, «para toda mi estirpe» . Ambrosio expresa su deseo de que la cultura sea el vehículo para ensordecer «el grito y la soflama»

 

Foto de familia de las autoridades y los premiados en esta gala de entrega de las medallas de oro a las Bellas Artes, celebrada en la iglesia de la Merced. - SÁNCHEZ MORENO

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
19/02/2019

Más fotos

Los Reyes entregan las Medallas de las Bellas Artes en Córdoba.

Ver galería completa

Los Reyes entregan las Medallas de las Bellas Artes en Córdoba.

Ver galería completa

Los Reyes entregan las Medallas de las Bellas Artes en Córdoba.

Ver galería completa

Córdoba se vistió ayer de gala para acoger el acto de entrega de las medallas de oro a las Bellas Artes que concedió el Ministerio de Cultura y Deporte en el 2017 a personas «que hayan destacado en el campo de la creación artística y cultural o hayan prestado notorios servicios en el fomento, desarrollo o difusión del arte y la cultura o en la conservación del patrimonio artístico». En ese elenco, figuran nombres de músicos y actores conocidos como Juan Echanove, María Luisa Merlo, Lolita (que habló en nombre de todos los premiados y agradeció su medalla, como reconocimiento «a toda mi estirpe») , Luis Eduardo Aute, Eva Yerbabuena, Hombres G o José Luis Perales, compositores como Alberto Iglesias, cuya obra se ha volcado en las bandas sonoras de grandes películas, pero también mecenas cuyo nombre se escapa al gran público como Mª Carmen Mateu, Mª Isabel Ruiz y Óscar Alzaga; arquitectos como Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, autores de grandes obras vinculados a Córdoba por ser los creadores del edificio del C3A, decoradores y restauradores de prestigio como José María Ortega y Mª Paz Navarro, pero también representantes de la cultura gastronómica como José Andrés, un cocinero que no solo entró por la puerta grande de EEUU sino que ha dado una lección de humanidad a una de las mayores potencias mundiales al crear una cadena de solidaridad alimentaria que deja en evidencia las necesidades de miles de habitantes en ese país.

Para todos ellos, Córdoba volvió a ser sede de la entrega de las medallas de oro, motivo por el cual los Reyes de España se desplazaron a la ciudad califal, donde el rey Felipe aprovechó para reivindicar públicamente apoyo y libertad para los creadores. En una gala con un marcado tono político neutro, el Rey subrayó que «el talento necesita apoyo y que las instituciones culturales favorezcan las capacidades de los creadores», al tiempo que apostilló que «la creación está ligada a la libertad pues permite que aflore el talento y que el genio artístico se potencie y desarrolle en plenitud». El Rey destacó que la creación artística y cultural «es una preciosa manera de hacer país» en un discurso en el que no escatimó piropos para Córdoba, «una de las ciudades más bellas y con una de las historias más fascinantes de Europa», dijo. «El mundo tiene aquí un tesoro, en esta ciudad alegre y misteriosa a un mismo tiempo».

Al alcaldesa, Isabel Ambrosio, aprovechó su intervención para recordar los siglos de historia de Córdoba antes de sentenciar que «no nos conformamos con esto» y que la ciudad aspira «a que la cultura sea el vehículo que ensordezca el grito y la soflama. A que España sea algo más que un color rojo y amarillo, pues España se construye con todos los colores, todas las palabras y todos los sonidos que nacen de vuestra inteligencia». El ministro de Cultura, José Guirao, hizo la semblanza de todos los premiados, entre los que figuraban algunos ausentes como Andy García, Maná, la galerista Thessa Herold, el dibujante El Roto o el director de fotografía José Luis Alcaine, y reconoció la contribución de los creadores artísticos «para contribuir a una España más libre y más abierta». Por último, el presidente de la Junta, Juanma Moreno Bonilla, abogó por el valor de la cultura como reflejo «no de lo que nos separa sino de lo que nos une».

   
1 Comentario
01

Por otras posibilidades 9:32 - 19.02.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Acaso las Bellas Artes, el Arte y la Cultura son solo de origen religioso ?? La ciudad de Córdoba NO dispone de un espacio que NO favorezca a una religión ??? Nuestra Constitución deterrmina que nuestro Estado es ACONFESIONAL, el Rey su supremo representante, y demás autoridades oficiales deberían haber tenido un lugar adecuado con nuestra Carta Magna y sobretodo con los premios que se daban. Solo "faltó" que el obispo de la ciudad, mejor dicho de la Iglesia católica vaticana, hiciera misa y bendijera a los presentes. Enfin, quatro décadas, qué son en la evolución de los hábitos milenarios ??? Igual haga falta siglos y siglos de costumbres de privilegios.