+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NOVEDADES CONTEMPLADAS EN EL BORRADOR DEL DECRETO

La Junta limita los veladores en las zonas que sean residenciales

Permite terrazas en discotecas y pubs y música y actuaciones en todo tipo de establecimientos. La nueva norma no prohíbe su instalación pero fija su ubicación preferente en otros espacios

 

Terrazas de establecimientos de la calle María la Judía. - A.J. GONZÁLEZ

Isabel Leña Isabel Leña
26/12/2016

La Junta limita la instalación de veladores en zonas residenciales, en suelo sanitario y docente y en espacios naturales. El borrador del decreto que regulará la celebración de espectáculos públicos, los tipos de establecimientos y sus horarios de apertura y cierre, y que sustituirá a dos normativas de hace quince años, no prohíbe las terrazas en esos espacios pero establece «su ubicación preferente en zonas no residenciales», como son los suelos de uso recreativo y de espectáculos, los turísticos y los industriales. Tanto unos espacios como otros deben haber sido declarados previamente por los ayuntamientos como «áreas de sensibilidad acústica» y no estar considerados «zonas acústicas especiales».

El artículo 7 del borrador del decreto indica que «todos los establecimientos» de «hostelería» podrán contar con terrazas en la vía pública, preferentemente en las zonas ya citadas, aunque deja libertad a los ayuntamientos para ubicarlas en las residenciales y el resto de las que están limitadas, con las restricciones que sean precisas para «garantizar los derechos a la salud y el descanso», por razones de incremento de visitantes o para «incentivar el desarrollo económico».

El decreto fija las normas pero deja los permisos de instalación de veladores en manos de los ayuntamientos, que, además, tienen un plazo de un año para adaptar sus ordenanzas a las medidas que contempla. En el caso de las terrazas ya instaladas en suelo residencial, sanitario, docente o cultural, o en los espacios naturales, cuando entre en vigor la norma, «se regirán por los términos de su autorización» hasta que los municipios «adapten sus ordenanzas y siempre que no vulneren la normativa de contaminación acústica, generen molestias a los vecinos y se superen los horarios previstos». En ese caso, el Ayuntamiento podrá suspender o prohibir su instalación. Esto significa que a partir de la entrada en vigor de este decreto, Urbanismo tendrá que trabajar en la adaptación de su ordenanza al mismo, evaluar si todos los veladores que tiene concedidos cumplen los requisitos que establece e indicar cuáles son las áreas de sensibilidad acústica y cuáles las zonas acústicas especiales.

Entre las novedades que más pueden beneficiar al sector de la hostelería, está que discotecas y pubs, que no tengan dentro espacios al aire libre, podrán tener veladores, y que todo tipo de establecimientos, incluidos restaurantes, tendrán la posibilidad de ofrecer actuaciones en directo de pequeño formato en su interior. En base al artículo 8, los establecimientos clasificados como de hostelería «sin música» podrán tener en su interior un televisor y música de fondo y albergar actuaciones de pequeño formato «sin medios de amplificación o reproducción sonora o adiovisual» y siempre que no superen los 80 decibelios. En el caso de los locales «con música» el límite de decibelios sube a 90.

En cambio, música y actuaciones están prohibidas en todas las terrazas, excepto en las de locales que estén en suelos recreativos, turísticos o industriales alejados de zonas habitadas y que tengan autorización municipal, y «con carácter y vigencia estacional», lo que da respuesta a las discotecas de verano.

El texto del decreto está en fase de revisión, por lo que está abierto a cambios antes de iniciarse su tramitación, tras la que la Junta dará audiencia a los agentes económicos y sociales y abrirá un periodo de información pública para la presentación de más alegaciones, por lo que aún le queda recorrido y modificaciones.

Temas relacionados
 
   
4 Comentarios
04

Por Cordobes 19:58 - 26.12.2016

Que alegria me dio pasear ayer por la avda del aeropuerto con los bares cerrados... es una vergüenza como esta la acera el resto del año. Invaden hasta el carril bici y hay que pasar por medio del bar, con el peligro de ser arrollado por un camarero. Y ni que decir tiene de los horarios. A las 7 de la mañana cuando voy a trabajar ya tienen todo el tenderete puesto y la hora de cierre ni se sabe...

03

Por jubilad@ 11:39 - 26.12.2016

ya es hora de q lo regulen de una vez ,los vecinos llevamos soportando mucho.. Y si tienen música en su interior pero salen a la calle a fumar, etc...toca aguantarse tambien...Por favor de 12 a 8 se debe respetar el descanso y prohibir beber en la calle como en muchos paises de nuestro entorno

02

Por Abd-al-Rahman 11:33 - 26.12.2016

Los que se creen nuevos empresarios de la hostelería no se conformarán con nada. Lo quieren todo. Quieren eliminar aparcamientos e instalar mesas, jaimas, y lo que fuere menester con tal de ocupar suelo público aunque vaya en detrimento de la normal circulación. Las ordenanzas municipales deberían ser rectrictivas y con mecanismos automáticos que impidan, en su caso, que hagan de la autorización concreta, una barra libre, porque ese es su objetivo. Lo peor es que dicen actuar así en nombre de la creación de puestos de trabajo. Miren la calle La Plata, María la Judía, la plaza del Chimeneón, las calles con aceras estrechas de Ciudad Jardín... Los cochecitos de niños, las sillas de ruedas y la circulación de los peatones no tienen preferencia alguna. Un desastre.

01

Por G.Pedros 9:45 - 26.12.2016

Los Habitantes de los cascos históricos se quejan de la contaminación acústica que producen los veladores. Por ejemplo, el mapa estratégico de Ruidos de la ciudad de Córdoba parte de mediciones realizadas en los años 2008 y 2009, mucho antes de la explosión de la Burbuja de la Hostelería, por tanto los datos están obsoletos. Zonas del casco histórico de Córdoba como la Plaza Corredera o la Ronda de Isasa han aumentado brutalmente el número de negocios de hostelería en los últimos años y también aumentado en los niveles acústicos generados.