+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ANÁLISIS

Una fábrica histórica

ABB, que ayer declinó hacer declaraciones, es una de las empresas herederas del complejo industrial cordobés, que da empleo a 350 personas

 

Los trabajadores de ABB, durante la marcha de ayer en Madrid. - SÁNCHEZ MORENO

Rafael Valenzuela Rafael Valenzuela
11/07/2019

La importancia de la materialización del ERE de ABB radica no solo en la eliminación de los 49 empleos en Córdoba (en total 59 si se suman los de Galindo), siendo ese el principal problema, sino en que de seguir la tendencia que temen los sindicatos sería el inicio de la eliminación de una de las más emblemáticas e históricas factorías de la ciudad, heredera todavía de aquel complejo industrial capitaneado por la Electromecánicas.

ABB ha celebrado recientemente su primer centenario y hoy en día cuenta con unos 350 empleados, a los que se unen, como señalaba el presidente del comité, todos los empleos indirectos y la actividad económica inducida que genera y que se vería seriamente afectada de materializarse la temida deslocalización de la que hablan los trabajadores. Los últimos datos facilitados de facturación corresponden al año 2017 y rondaba la planta cordobesa los 150 millones de euros, cifra nada desdeñable para una ciudad como Córdoba. Otro de los factores que ayer ponía sobre el tapete la secretaria general de CCOO en Córdoba, Marina Borrego, era la edad media de los trabajadores, que ronda los 40 años, con lo que desmantelar una empresa como esta, apuntaba la sindicalista, sería golpear otro de los flancos débiles de la ciudad, como es el empleo de las personas más jóvenes, colectivo actualmente que más está sufriendo las consecuencias de las altas cifras de paro de la ciudad.

El origen del expediente lo sitúan los sindicatos en la venta de ABB a Hitachi, por eso el representante de UGT en el comité, José Córdoba, pedía a las administraciones que «utilicen las buenas relaciones que nos unen con Japón» para intentar reconducir la situación. Hitachi adquirió a principios de este año la división de redes eléctricas del grupo, de la que la de Córdoba es la planta principal. Sin embargo, en su momento, la empresa indicó que Hitachi es «una gran empresa, el doble de volumen de ABB y tiene una trayectoria centenaria, potente y con implantación en más de 100 países».

Este periódico contactó ayer con la empresa para conocer su opinión acerca del conflicto, pero desde ABB indicaron que la compañía no hará ningún tipo de declaraciones al respecto.

Temas relacionados