+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL PROCESO JUDICIAL POR RUTH Y JOSÉ

Doce peritos concluyen que los restos son de niños de 6 y 2 años

Lamas reconoce su error y todos coinciden en que los huesos analizados son los de la hoguera

 

RAFAEL DE LA HABA
04/07/2013

Más fotos

Etxeberría asegura que los huesos de la hoguera son los de los niños.

Ver galería completa

Etxeberría asegura que los huesos de la hoguera son los de los niños.

Ver galería completa

Etxeberría asegura que los huesos de la hoguera son los de los niños.

Ver galería completa

Por unanimidad. Los restos óseos recogidos en la hoguera que José Bretón, acusado del asesinato de sus hijos, hizo el 8 de octubre del 2011 en la finca de Las Quemadas son humanos, de menores y de edades como las de Ruth y José. Así lo ratificaron ayer en el juicio hasta doce expertos, incluida Josefina Lamas, la perito policial que dijo que eran de animales. Como ya hiciera ante el juez instructor, volvió a reconocer su error, destapado diez meses después por el profesor Francisco Etxeberría, que sacó a los investigadores de un callejón sin salida al determinar que eran de origen humano.

Pero no solo hubo coincidencia en que esos huesos son de niños, sino también en que los analizados son los mismos "sin ningún género de dudas" que los recogidos en la hoguera --la propia Lamas lo confirmó--; que ni uno solo de esos restos óseos es de origen animal, y que la caja que los contenía llegó siempre precintada a los diferentes análisis, dejando así sin argumentos la línea de la defensa que plantea que los restos óseos pudieron ser cambiados y que se rompió la cadena de custodia.

Eso sí, de nuevo fue Etxeberría, tan didáctico en su exposición ante el jurado popular como tajante en sus afirmaciones, el que ya al inicio de la sesión dejó prácticamente cerrado el debate y resuelta una de las claves del juicio. El antropólogo forense explicó que pasó "de lo posible a lo probable y de ahí a la certeza" desde que vio la primera fotografía hasta que analizó los restos el 14 de agosto del 2012. "Cuando vi las fotos de los dientes dije: son claramente humanos", recordó. Pero es que a la hora de comenzar el estudio, "desde la primera caja no tuve dudas de que eran humanos". ¿Y de cuántos individuos?, se preguntó. De dos, al haber huesos de tres tobillos y dos cráneos. ¿Y de qué edades? Por los dientes y la morfología de los huesos, de seis y dos años.

Lo que no pudo establecer Etxeberría es la causa de la muerte "por el nivel de destrucción de los huesos", aunque concluyó que encaja en "una muerte violenta homicida". Además, por la forma en la que quedaron los restos, estaban recubiertos de partes blandas. Dicho de otro modo, no se quemaron huesos, se quemaron cuerpos. Por tanto, ¿cuáles son sus conclusiones? "El nivel de calor imposibilita extraer ADN, pero hay restos de dos personas, de 6 y 2 años y quemadas con partes blandas. Esos niños fueron quemados en la hoguera".

Y no fue solo Etxeberría el que lo sostuvo. También lo vieron claro el paleontólogo José María Bermúdez de Castro --"hay piezas inequívocamente humanas"; el equipo de la Complutense formado por Bernardo Perea, José Antonio Sánchez y Enrique Dorado --"no hay ninguna duda de que los huesos que estudiamos son los que estaban en la hoguera"--; facultativos del Instituto Nacional de Toxicología --"humanos totalmente"-- y los peritos de la asociación Bioarqueología –“son inconfundibles”– Entonces, ¿por qué se produjo el error de la perito policial?, preguntó la defensa. “Por la falta de experiencia en restos incinerados”, concluyó Etxeberría. Faltaba, eso sí, escuchar a Lamas. ¿Cuándo se dio cuenta de su error y por qué rectificó? La perito policial explicó que días después de conocer el informe de Etxeberría releyó el suyo y vio un hueso que “me iluminó”. Entonces fue cuando “me doy cuenta de que me he equivocado porque inequívocamente es diferente al de un animal”.

 

ARREMETIDA // Pero reconocido el error, comenzó a justificarse y a repartir culpas y acusaciones más o menos veladas. Así, dijo que el comisario Manuel Piedrabuena, el primero que estuvo al frente de la investigación, no le permitió llevarse los huesos a Madrid, donde en su laboratorio “el resultado podía haber sido otro”; apuntó que la hoguera fue “removida” antes de su llegada y que eso pudo alterar la posición de los huesos; que sus jefes le pidieron que convirtiera “una nota informativa en un informe pericial”, lo que le pareció “una chapuza”...Aunque al final, a preguntas de la acusación particular, no tuvo más remedio que volver a reconocer su error: “Estoy convencida de que los huesos son de dos niños de 6 y 2 años”.

   
8 Comentarios
08

Por incrédulo 16:41 - 04.07.2013

Desde el primer día estoy convencido de lo que seguramente ocurrió. Desde el primer día, me llamó la atención que el hecho de una candela de tales dimensiones era lo único anormal en el escenario de un posible crimen. Y desde el primer día me sorprendió que la policía entrara en la finca de la forma que lo hicieron. No obstante dicho esto, para condenar en nuestro estado de Derecho es necesario respectar escrupulosamente las garantías procesales, penales y constitucionales. Lo que pesnsemos, creamos o deseemos, debe ser mediante pruebas indubitadas ante el tribunal, siñendose a los hechos, teniendo en cuenta el obejtivo y el sujetivo del injusto, Por tanto, y para salir de mi ignorancia, necesito ver claramente y sin lugar a la mas mínima duda, probados los hechos. De ahí que tan escancaloso sea, que este sujeto pudiera salir de rositas como si es condenado si en la vista queda alguna duda al respecto.

07

Por Álvaro 12:53 - 04.07.2013

Para el comentario núm. 2, ¡ojalá todos los que han escrito sobre esta noticia lo hubiesen hecho con la claridad, concisión y contenido que el núm. 1!. Para una vez que alguien da algo de información y no de mala baba sale uno que encima lo llama ignorante...País.

06

Por observador 12:08 - 04.07.2013

Hay algunos que quieren arrojar toda clase de dudas para desacreditar el juicio de Bretón, con el fin que no quiero decir, pero que está claro, que para que un MONSTRUO pueda salir libre del juicio al que está siendo sometido, y digo MONSTRUO porque por todos los testimonios que han dado todos es mas que evidente que mató a sus hijos con total alevosía, y además ayer después de las pruebas aportadas se reía a carcajada limpia.

05

Por Pepe 11:58 - 04.07.2013

Para Incrédulo: ¿ Qué interés pueden tener los técnicos en condenar a un inocente ?

04

Por Anónimo 11:32 - 04.07.2013

El testimonio más elocuente y esclarecedor es la actitud permanente del acusado,alguien que dice haber perdido a sus hijos. Y la rúbrica la pone su algo más que sonrisa, ¿A alguien más le pareció que hubo algo chistoso en lo que ayer se oyó en el juicio?

03

Por josep 11:29 - 04.07.2013

Basta ya de buscarle cinco pies al gato. Es evidente que mató a los niños, los quemó allí mismo, si no a que tanta hoguera para quemar "cuatro cosas de su mujer" La defensa, patética en sus alegatos. El abogado sabe que su defendido es culpable y se aferra a suposiciones absurdas que no hacen sino sembrar la duda en el jurado. Están cayendo en los mismos tópicos que en el caso de Marta del Castillo, dónde un muchacho casi inberbe, asesió, transportó e hizo desaparecer el cadaver el solito. Volvemos a tener otro caso cuya absurda sentencia será como aquella de "solo o en compañía de otros"

02

Por imparcial 11:06 - 04.07.2013

por lo leido en el comentario 1, ademas de incredulo, es ignorante, de donde puede sacar un forense restos similares a los que se analizan, de una ferreteria creo que no, existen en los laboratorios anatomicoc forenses restos humanos con el objeto de comparar posibles homicidios y asesinatos, ademas en su declaracion no dice nunca que solo se quemaran cuerpos humanos sino que los que el estudio y analizo son de restos humanos.

01

Por incrédulo 9:06 - 04.07.2013

Para mi este proceso puede ser un verdadero escándalo. Las declaraciones policiales, rotundamente subjetivas para tapar el desastre en la investigación. La defensa flojita. Vamos a ver, cualquier inspector de la administración cuando recoge una prueba o muestra procede identificando la/s muestras, precintando de forma los continentes, mediante sellos, números, lacres y firmando junto a los precintos quien lo realiza y a presencia de quien, levantando acta con la descripción de ello. Cada vez que se abre un continente de estos, quien lo hace se identifica describe los precintos , el estado de los mismos y de los continentes, la fecha y la hora. No he leído al respecto que se haya pedido acreditar en la vista. Asimismo cada vez que se entregan los contientes con las muestras o pruebas, debe existir un registro de quien la entrega, quien la recibe lugar, fecha y hora. Por lo tanto, tengo grandes dudas respecto a la cadena de custodia de las mismas. Por otro lado me llama poderosamente la atención, la declaración de Echevarría cuando dice que comparó los huesos con otros de similares características de otros menores de de edades semejantes ¿de dónde los sacó? Y si tiene acceso a encontrar un material semejante cabe la duda del posible cambiazo. ¿Por qué, si en esa candela se cuestiona que también se habían quemado restos de animales, cómo ahora solo hay restos humanos?