+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«Trabajar con mi marido nos ha dado mucha vidilla»

 

La actriz de ‘Pequeñas coincidencias’, que se estrena hoy en Antena 3. -

MARISA DE DIOS cordoba1@elperiodico.es BARCELONA
02/09/2019

A Marta Hazas (Santander, 1977) y a su marido, el también actor Javier Veiga, les funciona bien lo de ser pareja en la vida real y en la ficción. Al menos, viendo Pequeñas coincidencias, la primera serie española de Amazon Prime que, tras su estreno en la plataforma de streaming, llega esta noche a Antena 3. Ambos interpretan a una diseñadora y un crítico gastronómico que se plantean, cada uno por su cuenta, ser padres, una producción en la que han metido también aspectos reales de su relación, ya que está creada y dirigida por el propio Veiga. Hazas ha trabajado en El internado, Bandolera, Velvet y Velvet Colección.

–‘Pequeñas coincidencias’ es una serie de chico conoce chica. Aunque al principio no les resulta fácil encontrarse.

–Son dos seres absolutamente egoístas. La serie habla de eso que nos pasa a todos, que estás buscando a una media naranja pero tampoco queremos sacrificar nuestras vidas. Ahí está un poco la clave, y hay un giro de guion al final del primer capítulo en el que ves que a los dos le está pasando algo muy curioso.

–Hay mucho flirteo. ¿Cómo conquista usted?

–Más que de flirteo, la serie habla de plantearte si tener hijos o no y de que es complicado a veces coincidir en los tiempos vitales con alguien. Yo intento conquistar siendo yo misma y no vendiendo motos.

–También aparece el tema de las citas a través de webs de contacto. ¿Lo había probado?

–No lo he probado nunca porque llevo con novio casi desde los 15 años y no he tenido la oportunidad. Pero claro que lo haría, creo que siempre hay que probar cosas. Tengo mucha gente alrededor que las utiliza. En ese sentido, la serie es muy actual y puedes identificarte bastante con las situaciones, porque a todos nos apetece estar con alguien y, para lograrlo, utilizamos todas las herramientas que hay alrededor.

–No me diga que su marido no ha puesto nada de usted en su personaje.

–¡Sí que ha puesto cosas! En general no nos parecemos, pero hay algunas frases que ha rescatado de algún momento de cuando nos conocimos rodando una película. Yo le dije: «No me pega que te llames Javi, porque es un nombre de chico guapo».

–¡Vaya primer contacto para una pareja que acabaría casándose!

–Se lo dije sin querer y no por ofender y es algo que ha metido en la serie. Y hay alguna metedura de pata mía más que también anda por ahí...

–¿No puede resultar contraproducente para un matrimonio trabajar juntos y pasar tanto tiempo sin separarse el uno del otro?

–Lo que pasa es que nosotros nos conocimos trabajando, protagonizando una película, y desde eso ya hemos hecho tres obras de teatro juntos y esta serie, en la que todo el proceso creativo ha sido muy bonito y de la que ahora estamos rodando la segunda temporada. Así que yo creo que trabajar juntos es lo que nos da también mucha vidilla a los dos. Juntos nos lo pasamos bien.

–¿Recomendaría trabajar con el marido?

–Cada pareja es un mundo. Siendo yo, lo que recomiendo es trabajar con el mío. La fórmula es admirarse y pasárselo bien juntos.

–El tema de la maternidad está muy presente. Y eso que usted no tiene hijos y ha dado titulares como «No me gustan los niños».

–No, para nada, ese titular lo pusieron entre comillas, pero no lo dije así, obviamente. A mí no me apetece tener niños, pero con los niños me llevo bien, ¿cómo no me van a gustar? Lo que no me gusta es tenerlos.

–¿Han hecho una serie sobre las dudas que tiene la gente de si tener hijos o no porque están cansados de que les pregunten cuándo van a ser padres?

–Al contrario, si ves la serie incluso nos van a dar más la brasa. Pequeñas coincidencias nace de una situación por la que pasamos todos cuando llegamos a una edad, por el entorno en el que vivimos, cuando tus amigos empiezan a tener hijos y, en mi caso, los periodistas empiezan a preguntarme si voy a ser madre o no, y te planteas si quieres o no. Es un tema que los de nuestra generación tenemos muy candente y tiene mucho que ver con los egoísmos y con cambiar tu vida, porque cuando veo a mis amigas con bebés creo que la maternidad es un acto muy generoso en muchos aspectos.

–También tiene pendiente de estreno el final de ‘Velvet’, que emitirá Movistar en Navidad.

–Es una película de 90 minutos en la que ya cerramos para siempre las galerías.

–¿Hubo lágrimas en el rodaje? ¿O ya las tuvo cuando la serie se despidió de Antena 3, sin saber que iba a continuar en Movistar?

–Hubo más lágrimas entonces, cuando hicimos aquel directo tan emocionante. Ahora sí que ha sido bonito encontrarse con los personajes que han venido del primer Velvet.

–¿Qué van a tener los seguidores ‘Velvet’ en este desenlace?

–Lo que esperaban. Yo creo que todo el mundo se va a quedar satisfecho. Es cerrar por todo lo alto una serie que ha durado siete años. El guion me encantó , así que creo que todo el mundo se va a quedar contento.

–¿Seguirá en ‘El hormiguero’?

–Creo que sí. Iré compaginando.

–¿Los consejos prácticos de ‘IdeHazas’ los propone usted?

–Fernando Acevedo, uno de los guionistas y colaboradores de El hormiguero, los propone y yo luego le doy mi toque.

–Dice que es impulsiva. ¿También para elegir proyectos?

–Intento pensarlo antes, pero mi primer impulso suele ser la decisión que tomo. Hasta ahora, la intuición no me ha fallado.

–¿Cómo sería su vida ahora si hubiera ejercido de periodista, que fue la carrera que estudió?

–Igual sería una periodista un poco cabreada haciendo críticas de teatro y tele.

–¿Cabreada?

–Porque quería ser actriz y no lo había conseguido (ríe).